jueves, 13 de noviembre de 2014

El genio de “Gaudí” y la finca Chocolá en Suchitepéquez

Roberto Gutiérrez

 
logoep
Guatemala

Este relato explica cómo con producción cafetalera de Guatemala se financió una de las obras de arquitectura más paradigmáticas y admiradas del mundo.

La historia inicia con Josep Guardiola, (1831-1901), un joven nacido en Tarragona (Cataluña/España)), que a los 16 años huye del hogar paterno por discrepancias “ideológicas” con su padre; el joven era republicano y su padre Carlista. 
Al abandonar España se instala en Londres y luego en California, en donde hace una pequeña fortuna, con la que se traslada a Guatemala y compra en diciembre de 1875 una enorme extensión en Chocolá (San Pablo Jocopilas, Suchitepéquez). 

Como propietario de la tierra inicia una plantación de café y de caña de azúcar, las que hizo prosperar por su tenacidad en el trabajo y por su habilidad innovadora, fabricando un ingenio para el procesamiento de azúcar, e inventando una secadora de café que aún hoy se utiliza, la “secadora Guardiola”, lo que le produjo grandes beneficios económicos durante el tiempo que gozó de la patente; fabricaba las máquinas en Nueva York. Guardiola tuvo la habilidad (¿o suerte?) de vender la finca en 1891, poco antes de la caída del precio del café, a la compañía alemana “Chocola Plantagen Gesellschaft” de Hamburgo/Alemania, empresa que la perdió como consecuencia de la expropiación de bienes alemanes en la II Guerra Mundial. 

Posteriormente el señor Guardiola invirtió su fortuna en acciones de la empresa constructora del Canal de Panamá, dirigida por su diseñador el ingeniero francés Ferdinand Lesseps, proyecto que fracasó por dificultades técnicas, y especialmente por los miles de trabajadores que morían por causa de las epidemias. 

Pero la suerte nuevamente acompañó a Guardiola, pues los norteamericanos compraron la empresa, con lo que pudo recuperar su fortuna. 

Después de esta experiencia viajó de regreso a España, instalándose en Barcelona, en donde casó con una joven, Roser Segimon, 40 años menor que él. 
Con ella se dedicó a viajar y bien vivir, hasta que murió en París a los 70 años a causa de un infarto. Poco tiempo antes de morir había publicado una gramática para una “lengua universal” de su creación; fue un políglota que creía necesario un idioma que facilitara la comunicación entre personas de diferentes continentes y países. 
Al poco tiempo la viuda de Guardiola se casó con un joven, de nombre Pere Milá, quien la convenció de invertir parte de los recursos que ella había heredado, en la construcción de un proyecto novedoso para la época: un edificio de apartamentos, –la casa Milá– obra que encargaron a Gaudí, el arquitecto que recién había concluido otro insigne proyecto: la Casa Batllo, en el mismo barrio del “Paseo de Gracia” de Barcelona. Hoy la casa Milá, a la que se le conoce popularmente como “la Pedrera” por su apariencia gris, pertenece a una Fundación y es visitada por millones de turistas anualmente, joya del modernismo europeo del genial arquitecto Gaudí.

Gaudí, (1852-1926), nació en Reus (Tarragona/España). De joven fue marxista y ateo, y ya mayor católico ferviente. De sus obras sin duda las más reconocidas, además de las mencionadas casa Batllo y casa Milá, son la iglesia de la Sagrada Familia, y el parque Guell, también en Barcelona. Por haber crecido en el campo, trasladó de la naturaleza los diseños que aplicó en las estructuras constructivas; y fue obstinado con la perfección. En algún momento de su vida dijo: “Para hacer las cosas bien es necesario primero el amor, segundo la técnica”. E insistía en que esa perfección debía llevarse al arte, a las personas y a la sociedad. Gaudí llevó una vida austera, tanto así que cuando murió atropellado por un tranvía nadie le reconoció pensando que era un vagabundo, hasta que se le identificó en la morgue.

En cuanto a aquella finca en Jocopilas, Suchitepéquez, después de expropiada a la empresa alemana fue adjudicada, en 1981, por el INTA (Instituto Nacional de Transformación Agraria) a la “Empresa Campesina Asociativa Chocolá”, la cual la administra. En los últimos años se ha iniciado un proyecto de recuperación arqueológica, que ha identificado varios objetos precolombinos del periodo preclásico en el subsuelo. Fue de esta finca cafetalera de donde surgió el capital para aquella obra maestra de la arquitectura mundial, declarada Patrimonio Universal por UNESCO. Pero muy poco se menciona el origen del capital que hizo posible esta maravilla.

.........................................................................................Muy interesante este articulo que demuestra la universalidad y el interés internacional por la obra de Gaudí, solo haría una reflexión, seria muy difícil demostrar que Gaudí de joven fue Ateo y Marxista por lo que yo quitaría esta expresiones que desmerecen el articulo.
Luis Gueilburt





viernes, 7 de noviembre de 2014

Los muebles vuelven al Palau Güell

Una exposición muestra parte del mobiliario modernista y dos piezas de Gaudí

Barcelona El Pais 

Muebles del Palacio Güell. / CARLES RIBAS

Cuesta creer que los muebles modernistas, las grandes sillas, los más pesados sofás, mesas, chimeneas y hasta vidrieras, se movieran de un palacio a otro, como si se tratara de una mudanza cualquiera de muebles de Ikea. Pues era así. Prueba de ello es la exposición Palau Güell. Miradas al Mobiliario que se ha abierto en la que fue una de las residencias de la familia Güell, en el Palau Güell. En ella se podrá contemplar la famosa chaise longue que diseñó Antoni Gaudí para las estancias matrimoniales del palacio, que construyó el arquitecto en 1890 junto a la Rambla barcelonesa.

 Aunque solo durante dos meses, el tiempo que ha sido cedida por la familia Güell para que forme parte— junto con una de las sillas de gatos y ratones— de la exposición temporal, La decoración de los Güell.

La otra exposición, la permanente, Los decorados del modernismo, reúne varias piezas de mobiliario modernista que en algún momento de la historia estuvieron en el Palau Güell, especialmente durante los años en los que la familia vivió en él: desde 1890 a 1930. Son una colección de obras de los principales ebanistas y decoradores catalanes de finales del siglo XIX y los primeros años del pasado, como Francesc Viadel, Gaspar Homar, Alexandre de Riquer i Joan Busquets.

Josep Casamartina, comisario de la exposición y crítico de arte del diario EL PAÍS, apunta que parte del mobiliario que ahora se puede contemplar en el Palau Güell no se encargó para ese edificio, sino que formó parte de la decoración de otras propiedades de la familia, como del Palau Fonollar, de la calle de Portaferrisa. “Fue la residencia de la familia pero la acabaron perdiendo por la demanda del inquilino que ejerció el derecho de tanteo. Fue entonces cuando el conde encargó a Gaudí el actual Palau Güell y vidrieras, chimeneas y muebles que habían decorado el Palau Fonollar fueron trasladados al Palau Güell”, añade.

La muestra tiene piezas de Homar, Busquets y de Riquer
Como una impresionante chimenea de mármol de De Riquer que preside una de las salas del piso noble de la familia. Debido a esa “mudanza” de muebles, Gaudí no contribuyó excesivamente a la decoración del Palau Güell, salvo con algunas piezas que están empotradas en las paredes, un vestidor y con el famoso chaise longue — de hierro forjado— que estuvo en una de las habitaciones del matrimonio. De Gaudí son también dos sillas con gatos y ratones que salen de las patas que también se podrán ver durante dos meses.

Una de las piezas de la muestra que destaca es un gran sofá y una butaca de Francesc Vidal, con profusión de tallas inspiradas en la naturaleza y en animales fantásticos. También se puede contemplar un secreter de Gaspar Homar, de 1905, con una clara influencia del arte japonés y marquetería con figuras femeninas. Otro de los muebles espectaculares en un sofá con vitrina, junto con cuatro butacas, de Joan Busquets que, junto con Homar, fue uno de los ebanistas más prolíficos del modernismo catalán. Y otra pieza que sobresale es un biombo de vidrio con formas femeninas de De Riquer. O la impresionante mesa de Eusebi Güell que “podría ser obra del ebanista Camil Oliveras”, apuntaba Casamartina.

El Palau Güell dejó de ser residencia de la familia en 1930 y el mobiliario fue repartido entre sus miembros. Cuando fue cedido a la Diputación, el palacio quedó prácticamente vacío. En los 50 del siglo pasado, la familia llegó a un acuerdo con la Diputación y se abrió como Museo de las Artes Escénicas y es a partir de ese momento cuando se intenta recuperar el mobiliario. Durante décadas en proceso de múltiples rehabilitaciónes, el Palau Güell encaró la restauración a fondo entre 2002 y 2011. “Se optó por reabrirlo sin muebles para dar más realce a todo el edificio —solo permaneció el comedor— pero posteriormente se ha pensado que algún mobiliario de la época daría una idea de cómo vivieron”, comentaba Casamartina.

Gaudí realizó un ‘chaise longue’ de hierro forjado para el Palau
Así que el visitante podrá contemplar unas piezas de mobiliario modernista que han sido cedidas por la familia Güell, por el Patronato de la Sagrada Familia, y por descendientes de los ebanistas. Pero con la certeza de que otras piezas modernistas que en su día decoraron el Palau Güell, u otros edificios de la época, ya no aparecerán. Como dice Casanartina, “el modernismo fue denostado años después y nadie quería saber nada de esos muebles”.
Avatar

domingo, 2 de noviembre de 2014

Gaudí, 30 años en el top de la arquitectura mundial

El Pais

El 2 de noviembre de 1984 la UNESCO declaró el Parc y Palau Güell y La Pedrera Patrimonio de la Humanidad



La Pedrera de Gaudí, en pleno paseo de Gràcia, visto desde una casa vecina.


A lo máximo que puede aspirar un arquitecto es, aparte de recibir muchos encargos para construir edificios, que estos acaben reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco, un sello de garantía de que se toman todas las medidas para su conservación y un reconocimiento a su singularidad. Antonio Gaudí tiene el privilegio de tener más edificios que ningún otro arquitecto con esta garantía internacional: Hasta ocho diferentes. Siete situados en la ciudad de Barcelona: Parque Güell, Palau Güell, Casa Milà (La Pedrera), que fueron reconocidas en 1984, el mismo día que fueron reconocidas la Alhambra de Granada, la Mezquita de Córdoba, la catedral gótica de Burgos o la Estatua de la Libertad de Nueva York. 11 años más tarde, en 2005, se añadían a esta exclusiva lista la Casa Vicens, la fachada de la Natividad y la cripta de la Sagrada Familia, la Casa Batlló y la Cripta de la Colonia Güell, esta última en Santa Coloma de Cervelló.

Este domingo se cumplen precisamente 30 años de la declaración como Patrimonio Mundial del Parc Güell, el Palau Güell y la Pedrera. El reconocimiento ponía fin a décadas de olvido, burla y menosprecio (cuando se construía La Pedrera se aseguraba que el edificio parecía un garaje para dirigibles) y se convertía en un punto de inflexión en el que ahora el problema no es el desinterés, sino todo lo contrario: Cómo hacer frente al desgaste del alud de personas que visitan las obras del genial arquitecto a diario.


Fachada del Palau Güell en 1895. / grandas


El Palau Güell, construido entre 1886 y 1890, es propiedad de la Diputación de Barcelona desde 1945, siendo uno de los pocos edificios de Gaudí que están en manos públicas. Este palacio urbano es una obra de juventud concebida como vivienda particular de Eusebi Güell y su mujer Isabel López, en la que ya se pueden descubrir cuáles serán muchas de las características de sus edificios posteriores. En el Palau no se ahorró en materiales nobles utilizados como la piedra, el mármol, la madera, el vidrio o el hierro forjado. Tras una intensa reforma a la que ha sido sometido, se puede visitar desde 2011.

Para celebrar la efeméride sus dueños han previsto que la visita sea gratis todos los domingos hasta finales del mes de enero, unas jornadas que se suman a las de puertas abiertas que se ofrecen cada primer domingo de mes. Para hacer más atractiva la visita se abren dos nuevas salas a la planta de dormitorios e inaugura la exposición permanente: Palau Güell: miradas al mobiliario, que estará abierta desde el 7 de noviembre y que permitirá ver muebles originales creados por Gaudí para el Palau Güell y piezas de cuatro de los artistas más relevantes del Modernismo catalán como son Gaspar Homar, Francesc Vidal, Alexandre de Riquer y Joan Busquets.


Viñeta en la que La Pedrera aparece como un garaje para dirigibles.

La Pedrera también está de celebración y le pilla en un momento en el que está en pleno “rejuvenecimiento” estético de su fachada de más de 2.600 metros cuadrados. Los trabajos de restauración integrales son los terceros, tras los de 1988 y 2001, que realizan sus propietarios desde que la antigua Catalunya Caixa compró el edificio. Antes de finales de año terminarán los trabajos para eliminar los efectos del agua en el hierro del forjado y en la piedra, por lo que antes de Navidad no quedará rastro de la polémica lona publicitaria. La actual de color amarillo anuncia la consulta soberanista. Entre todos los anunciantes se intenta reunir los 750.000 euros que cuestan los trabajos de rehabilitación.

Como ocurre en la mayoría de los edificios de Gaudí, los turistas hacen colas a diario para visitar este edificio situado en el céntrico Passeig de Gràcia. En el último año 1,15 millones de personas recorrieron su interior, su terrado o el piso de época.


El enorme banco sobre la sal hipóstila del Parc Güell. / marcel·lí Sáenz

Los 30 años como Patrimonio de la Humanidad le llega al Parc Güell en un buen momento. El control (y pago) de entradas para recorrer el recinto histórico del parque creado a partir de 1900 por Gaudí como una urbanización exclusiva y privada para su mecenas Güell en la que vivirían 60 familias, ha acabado con los problemas que amenazaban su colapso al recibir casi nueve millones de visitas al año. Desde que hace un año se adoptó esta medida tan polémica y drástica, el número de visitantes ha bajado considerablemente hasta los 2,3 millones. El enorme descenso de visitas (que sigue manteniendo el recinto como el segundo monumento más visitado de la ciudad, después de la Sagrada Familia, también de Gaudí), permitirá rebajar las labores continuadas de mantenimiento de los elementos originales, sometidos a un desgaste y estrés continuo.

La lista del Patrimonio Mundial consta, desde 1978 y hoy en día, de 1.007 bienes inscritos de 161 países. España, después de Italia y China es el país con más bienes culturales registrados como Patrimonio Cultural. Cataluña es la comunidad autónoma con un total de 44 registros es la que más bienes tiene catalogados.

La UNESCO reconoció en 1984 los tres edificios de Gaudí por ser obras maestras del genio creativo humano, ser extremadamente raras y singulares y ser ejemplo de las obras del gran periodo de la cultura catalana de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

.....................................................

Felicidades en este aniversario Antoni Gaudí Cornet

Y tambien felicidades a por el acierto de publicar esta efemerides que nos deberia recordar que alguien tan importante no puede permanecer  huerfano y que el resto de sus obras tienen que estar plenamente bien documentadas y conservadas 

Luis Gueilburt


viernes, 17 de octubre de 2014

¿Por qué Gaudí en Rancagua?

  • Diario Financiero

    Por Rodrigo Díaz Soteras*



    ¿Por qué Gaudí en Rancagua? ¿Cuál es el origen de esa expresión? ¿En qué se basa? ¿Es esa expresión un deseo de un grupo de personas bien inspiradas, que se han sobrepasado en el alcance que se puede atribuir a un boceto del gran arquitecto de la Sagrada Familia? La respuesta a esta última pregunta, que es la esencial, es que no. La capilla de Nuestra Señora de los Ángeles que se pretende construir en Rancagua fue expresamente ofrecida por Gaudí con esa finalidad: que se construyera en Rancagua, ciudad del centro de Chile, un país situado en los confines de Sudamérica, una capilla de su autoría, dedicada a la Virgen, y con esa advocación. Más aún, de concretarse, sería la única obra de ese arquitecto genial, tal vez el más grande de la historia moderna, construida fuera de España. El comienzo de esta historia que recorre gran parte del siglo XX tiene su origen directo en una petición concreta que le hiciera fray Angélico Aranda a Antoni Gaudí, de una capilla para la ciudad donde estaba cumpliendo su labor pastoral. Su celo misionero le representaba la necesidad de contar con un lugar de devoción que tuviera en Rancagua el mismo espíritu que el fundador de su orden, san Francisco, obedeciendo lo que Dios le inspiraba, había asignado a una pequeña capilla en la zona de Umbría en la actual Italia. Este religioso, artista él también, pensaba en algo concreto: estaba “empeñado en hacer una pequeña capilla o santuario dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles o Porciúncula...” y se le ocurrió apelar a la confianza que le había transmitido Gaudí – con quien los hermanaba además la sensibilidad estética –en un encuentro tenido años antes, y se atrevió a escribirle, apelando a ese conocimiento. Concretamente –y para la más completa fidelidad histórica transcribimos textualmente los fragmentos de la carta que se refieren al tema – le escribió:

15 de agosto de 1922
Sr. D. Antoni Gaudí y Cornet
El que escribe es un fraile franciscano... que tuvo el gusto de conocerlo el año 1909... Le contaré que estoy empeñado en hacer una pequeña capilla o santuario dedicado a Nuestra Señor de Los Ángeles o Porciúncula y deseoso de hacer una obra original, bien original, me acordé de Ud. y digo ¿Cómo no ha de obsequiar con un plano de los que él solamente sabe hacer? Se lo pido, pues, en nombre de Nuestra Señora de los Ángeles, prometiéndole corresponder con mis oraciones...

    Le saluda su afmo.
    Fra Angélico
 Rancagua



    En la carta dice expresamente la advocación que tendría el lugar de culto, y también que no es un edificio religioso cualquiera, ni de cualquier dimensión: a pesar de que se dirigía al arquitecto de la Sagrada familia, no pide los planos para una gran iglesia, sino que “una pequeña capilla o santuario dedicado a Nuestra Señora...” Se trata de un lugar de oración, sujeta a la autoridad eclesiástica, desde luego, pero sin funciones administrativas como una parroquia, por ejemplo. Sólo, simplemente, una capilla similar a la que san Francisco había reconstruido muchos siglos antes en las cercanías de Asís.

    La respuesta pudo ser negativa, precisamente por las razones que el propio Gaudí había referido a su secretario, y que aparecen en la carta que se transcribe más adelante; adelantemos que de hecho, a personas de gran relevancia social y poder económico que le pedían trabajos, había rehusado aceptar nuevas obras. Sin embargo, las circunstancias se dieron de manera muy particular y favorable. En la generosa contestación del arquitecto empiezan a acumularse esos datos que respetuosamente podemos confiar al azar, y también respetuosamente, para quienes creen en la Providencia, a un designio superior.

    Su respuesta, enviada por intermedio de su secretario el día 12 de octubre de 1922 fue la siguiente:

    

Mi respetable Padre en Cristo:
 Por encargo de nuestro querido arquitecto D. Antonio Gaudí, paso a contestar su atenta del 15 de agosto, que llegó el 14 de septiembre, fiesta de la exaltación de la Santa Cruz y Víspera del día de los Dolores gloriosos de Nuestra Señora. Como quiera que el Sr. Gaudí vive en absoluto consagrado a su obra de la Sagrada Familia y desde hace años declina aceptar trabajo alguno que le aparte de dicho cometido, pensaba corresponder a Ud. agradeciendo sus frases de afecto y sus oraciones. Tengo setenta años, me dijo y poniendo a contribución toda mi vida, aun no haré lo que necesita la Sagrada Familia.

    Mas el domingo, 17, fiesta de la Impresión de las llagas de San Francisco de Asís, volvió a leer su carta de Ud., y en el dorso encontró unas notas en lápiz, que le habían pasado desapercibidas al recibir la carta. Las proporciones de la Capilla dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles, correspondían con un edículo que estaba estudiando como elemento del Templo de la Sagrada Familia para dedicarlo igualmente a Nuestra Señora de los Ángeles. Las medidas resultaban iguales. No se trataba pues de proyectar una obra nueva e independiente del Templo que lo requiere constantemente. Podía por tanto adelantar para América...

    Así que al explicarme el Sr. Gaudí lo sucedido, me encargó que ofreciera a Ud. para el santuario de Rancagua sus trabajos destinados a la Sagrada Familia.... y sería una prueba de confraternidad espiritual entre España y América... El monumento se prestaría a la decoración pictórica en el interior, por cuanto habría una porción de asuntos que por tal medio se expresarían. Pero la nota culminante es que el edículo tendrá una capilla en que habrá Nuestra Señora, acompañada de las nueve jerarquías angélicas.

    
 Al ser intérprete de los sentimientos del Sr. Gaudí para con Ud. y la Orden Franciscana, me es grato ofrecerme muy suyo.

    Att°. s.s.Q. B.S.M.

    Martí Matlleu


    Día de Nuestra Señora del Pilar, fiesta de la Raza

No obstante la buena disposición de Gaudí, y la claridad de sus propósitos, el proyecto no se inició entonces; sin embargo, sabemos, por información que se fue descubriendo paulatinamente, que siguió trabajando en afinar el proyecto elegido para Rancagua. Este afán, según consta, lo tuvo presente los últimos cuatro años de su vida.

    Esto es expresado en la Memoria de la Capilla de la Asunción de la Sagrada Familia, realizada por los arquitectos que seguirían el trabajo hecho por Gaudí:
“Es por este amor filial, (a la Santísima Virgen) que al final de su vida Gaudí proyecta la elegantísima Capilla de la Asunción... Los planos que se acompañan corresponden a los originales de Gaudí....también se acompañan los estudios realizados por los arquitectos del Templo , y de cara a una posible ejecución inmediata de la Capilla” 

A pesar de eso, y hasta muchos años después estuvo olvidado.

    En el año 1993, el académico Joan Bassegoda -depositario del legado del arquitecto, y poseedor de inestimable documentación, académico ilustre, Director de la Cátedra Gaudí- en una carta del 17 de julio, viendo la posibilidad de que el proyecto se concrete, da a conocer antecedentes que dan el impulso necesario para que el anhelo resurja y empiece a avanzar nuevamente.

    Ese mismo año empiezan a movilizarse y a reunirse informalmente personas particularmente atraídas por este sueño que resurgía, hacia 1995 estaba bastante institucionalizada, hasta que en abril de 1996 se constituye formalmente la Corporación Gaudí de Triana, que ha permanecido activa hasta ahora buscando estrategias y aunando voluntades para que se haga realidad el empeño del P. Aranda, y para que la comunidad de Rancagua lo haga suyo. Y no sólo la de Rancagua, sino que con una mirada abierta además a todos los horizontes.

    El simbolismo en Gaudí: la naturaleza de un proyecto 

    En su origen, la iniciativa del padre Angélico se centra en la construcción de un santuario mariano, dedicado a Nuestra Señora de los Ángeles, y es a esa idea a la que se suma Gaudí. A la piedad del fraile franciscano se unió la genialidad del arquitecto, aportando en su diseño una excepcionalmente rica simbología gracias a la cual, como en la Sagrada Familia, cada elemento material, cada curva, cada volumen lleva una alusión deliberadamente buscada, de representar algún artículo de fe, algún atributo de la Virgen o alguna manifestación de la devoción mariana.
    Precisamente sobre esta dimensión propia de la idea original, se cuenta con un trabajo especializado: “Es bonito entender el simbolismo en Gaudí para cada una de estas superficies: El helicoide le significaba el movimiento, por la dinámica que genera, el hiperboloide le significaba la luz, por el continuo y suave bañado de la reflexión lumínica que genera esta forma el paraboloide hiperbólico la trinidad, porque está formado por 2 rectas directrices no paralelas (el padre, el hijo) y una tercera generatriz que se desplaza sobre ellas y genera la forma integral (el espíritu santo). 
Ese simbolismo se conserva y enriquece en la capilla proyectada para Rancagua. Sintetizando lo esencial, y siguiendo al más reconocido experto en Gaudí de nuestro país: “Mediante escudos parabólicos con representaciones religiosas y paraboloides hiperbólicos llegamos a la altura del coro o galería –de forma circular en planta-amarrada por una baranda de un suave hiperboloide y decorada con 12 ángeles. Sobre ella arrancan ocho paraboloides que conforman un hiperboloide más pronunciada, donde la luz iluminará la Trinidad en la cúpula, coronando a María quien asciende al cielo rodeada de las jerarquías angélicas. Aquí estamos a nivel de la doble cúpula, ya que la exterior –que es un paraboloide con aberturas romboidales- son los mantos sostenidos por los ángeles esculpidos en los pináculos. Se culmina superiormente con una corona, que soporta la cruz gaudiana en su altura máxima de 30 mts.” 
Esta capacidad de entregar significados no se da sólo a través de las líneas o de los volúmenes: también los materiales llevan su carga simbólica según se comenta en el texto siguiente: “A causa de las condiciones sísmicas de Chile, esta (la capilla) se estructura en hormigón armado, pero para su revestimiento se considera el uso de la piedra semipreciosa el lapislázuli, que por su intenso color azul se ha estado asociada a un símbolo de pureza y de nobleza. La idea es que la disposición del material consiga que a medida que se eleva la capilla aumente la intensidad del color de gris a azul, de manera que nos acerque a la imagen de lo celestial en lo alto del cielo.” 



    Una obra con proyecciones universales


    El hecho de que se trate de una obra pensada para Rancagua, y con la finalidad expresa de acoger un centro de devoción a la Virgen, no cierra en estos atributos - que ya son bastante amplios – el alcance de la obra. Ciertamente Gaudí es un autor que no obstante haber concentrado todos sus trabajos en España, y particularmente en territorio catalán, se proyecta hacia el mundo, y su obra es a su vez un centro de atracción espiritual y cultural de escala planetaria. De hecho, prácticamente en cada foto panorámica de la Sagrada Familia donde aparezcan visitantes, es posible distinguir tipos humanos representativos de todas las nacionalidades y de todos los continentes.

    Hay un sentido particular, desde luego, que desde su concepción aparece como una voluntad explícita: el del sentido de prueba material, de signo sensible – sacramento casi – que tiene la capilla como muestra de la confraternidad entre América y España. Ahora bien, esa voluntad encuentra una expresión particular y específica de ese anhelo más amplio: el de la confraternidad entre Chile y España.

    El proyecto considera la construcción de un centro anexo, armónico con la capilla y unido a ella, en el que tengan cabida todas las expresiones superiores del ser humano: las artes plásticas, la música, el debate intelectual, las manifestaciones propias de la identidad chilena en su artesanía mejor elaborada, los talleres literarios, las artes escénicas, la meditación. Ciertamente, si bien ningún espacio estará negado a nadie, el centro cultural será especialmente abierto, como el atrio de los gentiles, en el que todas las personas, católicas o no católicas, creyentes o no creyentes, sin distinción de credo, lengua o cultura, podrán estar en su casa, y manifestar su pensamiento sin otro requisito que el respeto a los demás.

    Asimismo, la localización espacial del conjunto permitirá, a todo el que llegue, insertarse en una atmósfera definida por el paisaje de Los Andes como telón de fondo al oriente, los lomajes de la costa al poniente, y la amplia perspectiva del valle del Cachapoal, todos como descriptores de la geografía nacional; asimismo, la cruz gaudiana elevada a treinta metros de altura, será el referente visual obligado desde cualquier punto de la rosa de los vientos por donde se llegue a Rancagua.
    Pero no será un espacio rural: la obra estará inserta entre ejes estructurantes de la trama vial, sin que la asfixien; estará próxima a conjuntos habitacionales abigarrados, de densidad variable, donde coexisten amplios sectores sociales y viven su realidad cotidiana, sin que la proximidad de ese mundo que despliega con naturalidad y sencillez su vida diaria, le reste a la capilla su sentido natural de trascendencia. Más bien asume esa realidad y la eleva.

    En definitiva, será un lugar donde se encarne la espiritualidad franciscana, que inspiró a un fraile a recurrir a un místico de la arquitectura para pedirle una obra original, muy original... y encontró eco.

    ::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
    No tenemos que olvidar que un joven arquitecto chileno vino a Barcelona a estudiar allá por los años 1980 y descubrió la carta del  Padre en Cristo en el archivo episcopal este Arquitecto es Christian Matzner Thomsen autor también de parte del proyecto para el que se utilizaran los planos de la sacristía que ahora mismo se esta acabando

    Luis Gueilburt

sábado, 11 de octubre de 2014

La sonrisa de Gaudí

Presentada una imagen inédita del arquitecto realizada en Montserrat en 1925, apenas un año antes de fallecer




La fotografía inédita de Gaudí presentada en el congreso de Barcelona.


Son muy pocas la imágenes que se conservan de Antoni Gaudí. Apenas media docena de fotografías reproducen el aspecto del genial arquitecto. La más reproducida es la que le realizó en su estudio barcelonés Pablo Audouard en 1878. El resto son imágenes recortadas de otras escenas, como en la que aparece en una procesión en la puerta de la catedral de Barcelona, durante el Corpus de 1924. A ese pequeño universo de imágenes de Gaudí se une, ahora, una nueva de 1925, que si bien no destaca por su excelente calidad, si tiene el valor de ser la última foto conocida de Gaudí antes de fallecer el 10 de junio de 1926, cuando un tranvía acabó con su vida en el cruce entre la calles de Bailén y Gran Vía, en Barcelona.

La fotografía fue presentada ayer momentos antes de la clausura del primer Congreso Mundial sobre Gaudí que se ha desarrollado en la Universidad de Barcelona durante esta semana. La ha dado a conocer el arquitecto Jordi Bonet i Armengol, que desde 1987 hasta 2012 fue el director de las obras de la Sagrada Familia. Según explicó, la imagen la ha extraído de una película inédita rodada en 1925 en Montserrat, cuando el artista asistió a una boda a este monasterio.

El Arquitecto Emérito y Asesor del Patronato de la Sagrada Familia, que no quiso desvelar la identidad de los dueños de la película, si explicó que hace unos diez años, los dueños de la cinta le llevaron las imágenes para que autentificara la presencia del personaje. “Como yo no lo conocí y mi padre [Lluís Bonet] había fallecido, hablé con tres personas que sí habían coincidido con él: la monja que limpiaba en la casa de Gaudí, que cuando la vio dijo Es bén bé ell; la hija de los porteros de la Sagrada Familia y el académico Josep Maria Garrut que lo saludaba a menudo cuando el arquitecto paseaba por Sant Felipe Neri. Ninguno de los tres tuvo dudas”, aseguró el experto en la obra del arquitecto, que aclaró que los tres habían fallecido ya.


 
Copia del dibujo de la fachada de la Pasión de la Sagrada Familia.

Bonet ha destacado también el hecho de que en la imagen Gaudí aparezca sonriente, algo que no había ocurrido en las otras fotografías. “Siempre se ha destacado su seriedad, pero la foto demuestra que también le gustaba el humor”.

Durante la jornada de clausura del congreso, Bonet también ha presentado la imagen del monumento a Torres i Bages que se erigirá junto a la fachada de la Pasión de la Sagrada Familia que prevé estar terminada para dentro de dos años como máximo. Basado en un dibujo de Gaudí, contará con una escultura del eclesiástico escribiendo, tendrá 20 metros de alto, estará realizado en piedra, la base, y bronce, el fuste, y tendrá tres patas “correspondientes a las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad”. Bonet ha podido determinar las características de este monumento gracias a la copia del dibujo original que se quemó durante el incendio del estudio de Gaudí en julio de 1936.

El congreso, que ha reunido en Barcelona a más de 350 especialistas en Gaudí (que obtuvo su título en la UB), ha dejado algunas novedades, como una nueva maqueta de la cripta de la Colonia Güell, realizada por el grupo de investigación del profesor Rainer Graefe de la Universidad de Innsbruck en 3D, además del anuncio de la creación de una cátedra Gaudí por parte de la UB que se instalará en el Tint Vell, la fábrica de la Colonia Güell, anunciada al comienzo del encuentro por la virrerectora Lourdes Cirlot y que estará dotada con 30.000 euros al año.

El encuentro ha resaltado que Gaudí rompió los límites formales conocidos de la arquitectura, destacando la capacidad de innovación, imaginación y riesgos asumidos por él, al que se ha visto como un pionero y un avanzado a su tiempo, capaz de resolver problemas nuevos con todo un repertorio de soluciones también nuevas. Original ha sido presentar su influencia contemporánea en edificios, en la automoción e, incluso, la gastronomía y se ha hablado de nuevas influencias en su obra como las de Yucatán o la China.

En la jornada de ayer también se anunció la intención de crear un Corpus Gaudiano que reúna todos los documentos, planos e imágenes para “eliminar errores sobre el autor y su obra”. A finales de este mes cerrará sus puertas el Museo Diocesano de Barcelona y su Espai Gaudí con la intención de potenciar el contenido. Cuando abra, a finales de año, el protagonista absoluto y el hilo conductor será Gaudí. La primera exposición temporal estará dedicada a los primeros estudiosos de Gaudí, como Puig Boada, Collins, Molema, Isozaki, Casanelles o Tarragó, algunos participantes en el congreso.
............................................................................................................................
Es importante aclarar que la mitad de la fotografía del retrato de Gaudí es real, la otra mitad es efecto del programa Photoshop que ha permitido su retoque y dibujo,  ya que el flash con que se tomó inpedía ver la mitad de la cara.
En esta imagen tomada en la proyección de la película inédita hasta el día de hoy del año 1925 se ve claramente la deformación del hueso de la nariz provocado por un tumor.  





 

Fotografia del Arquitecto Jordi Bonet Armengol sin la parte del dibujo realizado posteriormente con programas informáticos para salvar el flash.Abajo la comparación de las dos fotografias 




Luis Gueilburt

viernes, 10 de octubre de 2014

El enigma de los bancos

El congreso mundial sobre Gaudí debate en la cripta de la Colònia Güell la azarosa historia y la dispersión de las 20 piezas que diseñó Cuatro de ellas están en grandes museos extranjeros

9 octubre 2014
El periodico


CRISTINA SAVALL
BARCELONA
Jueves, 9 de octubre del 2014

Los congresistas llenan la cripta de la Colònia Güell, síntesis de la obra de Gaudí, ayer.
Los 300 asistentes al primer congreso mundial sobre Antoni Gaudí viajaron ayer a la Colònia Güell, en Santa Coloma de Cervelló (Baix Llobregat), para visitar la cripta, la antigua fábrica y las casas que Eusebi Güell construyó en 1890 para los trabajadores de su industria textil.

Manuel Medarde, antropólogo y conservador de la cripta, dejó boquiabiertos a los congresistas con la misteriosa historia de los 20 bancos de la iglesia que Gaudí diseñó con las cajas de embalaje que protegían la maquinaria que procedía de Inglaterra y las bobinas de algodón que llegaban de Virginia.
Medarde contó la hazaña de mosén Règol de la Colònia Güell cuando en 1973 decidió vender por dos millones de pesetas cinco bancos a un marchante. «Quería ayudar a las familias que no podían lograr un crédito para comprar sus casas cuando la fábrica cerró. Güell
puso una cláusula según la cual los obreros tenían la primera opción de compra». Durante años se pensó que estos cinco bancos fueron robados, ya que se mencionan en los inventarios parroquiales de 1915 a 1974, cuando ya solo quedaban 15. «Creo que Gaudí aplaudiría lo que hizo el párroco».
El antropólogo ha seguido la pista de cada banco. «Uno lo vendió a una galería de Versalles, que fue adquirido en París por el galerista Jean Marie Rossi, entonces casado con Carmen Martínez Bordiú, nieta de Franco, y que hace poco fue subastado por Sotheby's a un desconocido por 384.750 euros», señaló. Los otros cuatro están repartidos por centros culturales de varios países. «La Tate Gallery de Londres, el MOMA de Nueva York, el museo Orsay de París y otro en el museo del Hermitage», enumeró.

Los bancos de la iglesia en los que se sentaron ayer los congresistas son réplicas. De los 15 que permanecen en Barcelona, uno se exhibe en la Casa Gaudí del parque Güell, dos en el Espai Gaudí del Museu Diocesà, que se encuentra al lado de la catedral y que tiene a los otros 12 cobijados en un almacén.

Este mobiliario está en depósito por medidas de seguridad, ya que la Colònia Güell no dispone de la vigilancia necesaria para velar por este legado. «Han desaparecido pomos de puertas y baldosas de cerámica. Había personas que entraban de noche en el recinto modernista para llevarse lo que fuera sabiendo que eran piezas muy valiosas», cuenta Jordi Pere Figuerola, uno de los organizadores del congreso y fundador de The Gaudí Research Institute, que en breve inaugurará su sede en la primera planta de la fábrica donde cobijará documentos e investigaciones sobre la obra del célebre arquitecto.

«La idea es que no vuelva a suceder lo que pasó con el archivo de George R. Collins, el gran investigador de Gaudí en Estados Unidos, que cedió todos sus documentos al Art and Architecture at the Art Institut de Chicago. 

Algunos congresistas ya han mostrado su interés por ceder su legado a nuestro centro de documentación para que esté al alcance de estudiantes e investigadores», argumenta Figuerola.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Todo Gaudí, a examen

La Universidad de Barcelona acoge el primer congreso mundial sobre el arquitecto para incentivar la investigación sobre su obra

El Pais


Interior de la cripta de la Colonia Güell, objeto principal de estudio del primer congreso Mundial que acoge la Universidad de Barcelona. / Marcel.li Saenz

Visitado, usado, fotografiado y comentado. Antoni Gaudí es uno de los arquitectos más reputados de la actualidad que está en boca de todos, aunque le ha costado gozar de este reconocimiento, después de décadas de menosprecio y desinterés. Gaudí es el único creador que tiene ocho edificios reconocidos como Patrimonio de la Humanidad, todo un récord. También lo es el número creciente de personas que cada vez se acercan más a ver su obra. Tres de sus edificios, La Pedrera, La Casa Batlló y la Sagrada Familia reúnen 4,7 millones de visitas y generan unos ingresos de más de 62 millones de euros al año, según el Informe Estratégico del Sector del Patrimonio de Cataluña, que dio a conocer recientemente el Departamento de Cultura.


Ferrán Adrià y Eugenio de Diego, durante su conferencia celebrada la primera jornada del congreso. / Enric Vernet / GaudiCongress


Además, hasta el viernes la Universidad de Barcelona celebra el primer congreso mundial con la intención de potenciar la investigación sobre el arquitecto y su obra. Organizado por la UB y el The Gaudí Research Institute participan 300 personas y se presentarán 40 ponencias y otras tantas comunicaciones, sobre aspectos tan dispares como las raíces musulmanas de su obra, su huella en edificios del mundo que se han construido en Qatar o Shangai en los últimos años, el diseño de automóviles, la ingeniería, la organización de empresa, la música, el audiovisual o su relación con la gastronomía que ha analizado en una conferencia, como no podía ser de otra forma, el cocinero Ferran Adrià, aunque la mayoría de comunicaciones versan sobre la cripta de la iglesia de la Colonia Güell, el centro industrial que creó Eusebi Güell. “Es el laboratorio donde Gaudí ensayó la Sagrada Familia”, ha explicado Lourdes Cirlot, vicerrectora de Relaciones Institucionales y Cultura de la UB. Este martes se presentará un vídeo en 3D de la reconstrucción de la iglesia inconclusa de la Colonia Güell elaborado por la Universidad de Moscú a partir de los datos recogidos en los últimos 30 años.


Maqueta polifunicular de la iglesia de la Colonia Güell.

La mayoría de expertos que participan vienen del extranjero, como Thomas Ferk y Rainer Graefe de la universidad austriaca de Innsbruck, Jan Molema de la de Delf, en Holanda. O más lejos, como Tokutoshi Torii, arquitecto japonés que vivió 10 años en Barcelona cuando Gaudí era una “figura desconocida e incomprensible”, o Christiane Crasemann, viuda de George Collins, que en los años 50 fueron pioneros en la difusión de Gaudí en el mercado anglosajón y que defendió que Gaudí hunde sus raíces en la España dominada por los árabes que “introdujeron las matemáticas y la geometría", que tras pasar por la arquitectura mudéjar "fue el punto de partida de las bóvedas catalanas”.

Entre los investigadores nacionales se echa en falta algunos de los estudiosos más destacados de los últimos años, incluso algunos vinculados con la Universidad de Barcelona. “Se han invitado a todos”, explicó Pere Jordi Figuerola, conservador del Arzobispado de Barcelona. “El estudio de Gaudí acumula cien años de retraso, desde que Walter Gropius visitó Barcelona y no se atrevió a hablar con Gaudí, pero envió desde Alemania estudiantes para conocer al arquitecto”, matizó Cirlot.
Figuerola ha asegurado que durante el congreso se abordará la necesidad de establecer un corpus de los materiales y las técnicas para “realizar en el futuro restauraciones correctas, porque Gaudí era un genio que utilizaba materiales especiales”. En clara alusión a la polémica reforma de la Cripta Güell que estalló en 2002.


Gaudí fotografiado por Pau Audouard, en 1878.

Llama la atención el alto precio de la inscripción: 200 euros por jornada, y el pase completo, que incluye una cena de gala, 1.950 euros. “Es un congreso científico. Estamos muy mal acostumbrados”, se excusó Figuerola, mientras que Cirlot matizó que su universidad ha pagado beca a 150 personas inscritas.

En la primera jornada Cirlot anunció que la UB ha creado una cátedra (la segunda después de la de la Politécnica de Cataluña) que dota con 30.000 euros (aportados por patrocinadores externos) en los próximos cuatro años y que tendrá su base en la fábrica de la Colonia Guell. La finalidad es fomentar la realización de tesis doctorales sobre Gaudí.

En enero, durante la presentación del congreso se aseguró que el nuevo The Gaudí Research Institute (fue creado a mitad de 2013) dispone de 6.000 documentos, objetos de artista y su equipo y herramientas relacionadas con la construcción de la cripta Güell y más de 400 cajas (20 toneladas) con documentos inéditos. Figuerola aseguró que se está digitalizando todo y que estará disponible para todo el mundo en Internet y, físicamente, cuando abra sus puertas la sede del centro en la fábrica de Colonia Güell, junto a la nueva cátedra. Habrá que esperar hasta entonces, para conocer la trascendencia de todo este material.

jueves, 18 de septiembre de 2014

Barcelona invertirá 900.000 euros en restaurar la finca Güell




Barcelona. (EFE).- El Ayuntamiento de Barcelona invertirá 900.000 euros en restaurar los Pabellones de entrada de la antigua Finca Güell, obra de Antoni Gaudí, una inversión que prevé recuperar con los ingresos que genere su apertura al público. Actualmente, los Pabellones de la Finca Güell, ubicados en el distrito de Les Corts, sólo se pueden visitar de forma concertada con guía y en horario de fin de semana.

El ayuntamiento proyecta establecer un sistema de visitas a lo largo de la jornada con la venta de entradas a los turistas, cuyos ingresos irán destinados íntegramente a financiar las obras de restauración de los Pabellones Güell y las actividades que acojan. En cuanto a los vecinos de Barcelona, "se aplicará una solución que garantice la gratuidad", según ha informado el ayuntamiento.
La Universidad de Barcelona (UB), propietaria de los Pabellones desde 1950, y el Ayuntamiento de Barcelona han suscrito un acuerdo para restaurarlos y abrirlos a la ciudadanía para actividades de tipo turístico, cultural, educativo y científico La vicerrectora de Patrimonio y Cultura de la UB, Lourdes Cirlot, y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias han presentado hoy el acuerdo de cesión por diez años de uso del recinto a favor del Ayuntamiento de Barcelona.

El alcalde ha destacado la apertura de esta "joya del modernismo", que permitirá que los barceloneses y barcelonesas pueda disfrutarla, darla a conocer al mundo y distribuir el turismo por la ciudad. "Nos gusta el turismo que ama la cultura y el arte, lo que quiere conocer el modernismo de la ciudad", ha dicho Trias que ha destacado también que "la colaboración con la UB es en beneficio de todos, de la universidad pero también de la ciudad".

A cambio de la cesión del uso de los pabellones, la UB recibirá una compensación económica anual de 100.000 euros y, además, tanto ella como el Barcelona Knowledge Campus (BKC) podrán usar el recinto sin coste para actos institucionales y científicos de especial relevancia.

El Instituto Municipal del Paisaje Urbano llevará a cabo la restauración integral del conjunto, declarado patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y la adecuación del entorno y la abrirá al público, en el marco un proyecto denominado Jardí Gaudí (2014-2024). El coste total de la restauración es de 900.000 euros y las obras está previsto que se inicien antes de que termine el año y que finalicen en 2016.

Ya en la fase de las obras de restauración, el Instituto desarrollará programas de actividades culturales en el recinto, en especial de divulgación, relacionadas con el modernismo y el art nouveau.
Además, el instituto municipal se ha comprometido a establecer un sistema de visitas turísticas con apertura diaria y que los visitantes reciban las explicaciones e interpretaciones adecuadas para conocer la importancia de la obra de Gaudí y, en concreto, de la historia de los Pabellones.
El recinto de los Pabellones Güell comprende los dos edificios construidos por Gaudí -las caballerizas y la caseta del guarda- y un jardín que incluye la puerta de Dragón, de acceso a la finca, y una puerta adyacente más pequeña con la representación de una lira en recuerdo de la inspiración poética de Verdaguer.
El proyecto de restauración incluye la recuperación integral de la arquitectura original de Gaudí, en la medida de lo posible, y la regeneración del jardín mediterráneo contiguo a las puertas y originalmente inspirado en el poema La Atlántida, de Jacint Verdaguer.
También la sustitución de los actuales muros de obra opacos del recinto por una valla transparente que permita a los peatones ver el jardín desde fuera, y la restauración de las dos puertas correspondientes a la antigua finca.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/politica/20140918/54415166645/barcelona-invertira-900-000-euros-en-restaurar-la-finca-guell-obra-de-gaudi.html#ixzz3DgZXmv5A

jueves, 24 de julio de 2014

Sama reclama protocolos de restauración para evitar más "atentados" contra la obra de Gaudí

EUROPA PRESS

"En Comillas hay que tener conciencia de que hay mucho patrimonio" de Gaudí "que hay que cuidar", según el experto

   COMILLAS, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El director del inventario de tapices del Patrimonio Histórico Español y experto en la obra de Gaudí, Antonio Sama, ha reclamado la elaboración de "protocolos" de restauración y "normas de actuación" para evitar que se produzcan "más atentados contra la obra de Gaudí", un patrimonio que tiene "un carácter único y gran complejidad".

   En este sentido, Sama subrayó que "ha habido restauraciones muy agresivas" que "han sustituido elementos originales por nuevos", lo cual "no es la solución", porque Gaudí "intervenía en cualquier detalle" y su "obra tiene elementos especiales" y "transmite información" que "no se debería destruir".
   Así se manifestó en el seno del Curso de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) 'Patrimonio cultural y turismo. El legado indiano. Un arte de ida y vuelta', que dirige la doctora en Historia del Arte, Celestina Losada, y que clausura hoy la actividad estival de la sede de la Fundación Comillas.
   A los problemas de la restauración, el autor de Gaudí y el Modernismo en Comillas añadió "los inconvenientes" de que "la población no entiende que conservar la obra" del arquitecto catalán, que debería de ser "intocable", es algo "importantísimo", además de que "las autoridades permiten intervenciones que deterioran" su legado.

   Así, por ejemplo, Sama relató que conoce "gente que se ha encontrado piezas de cerámica" del Parque Güell "en la papelera", lo cual consideró un "desprecio".
   Además de en Cataluña, el experto indicó que "en Comillas hay que tener conciencia de que hay mucho patrimonio" de Gaudí "que hay que cuidar" porque su estado de conservación es "bastante delicado".

   Dentro de Comillas, Antonio Sama destacó el Capricho, "prácticamente la primera obra que Gaudí hace de manera autónoma y completa" y "un manifiesto de lo que él piensa que es la arquitectura", razones por las cuales "hay que estar manteniendo el edificio constantemente" ya que las características del clima de la zona hacen que la conservación sea "difícil".
   A estas razones, quien es miembro del Comité Consultivo del Primer Congreso Mundial sobre Gaudí que se celebrará en octubre, añadió que también hay que tener especial cuidado con el Capricho porque la restauración, aunque "no hay que criticarla, se podía haber hecho con más cuidado" para no "tergiversar lo que hizo Gaudí".

   Otro de los problemas y "enigmas" que tiene el Capricho es que "no se sabe exactamente cómo fue el invernadero", porque "no se ha encontrado ningún documento que informe de cómo era la fachada sur" del edificio y se ha reconstruido pero sin saber "cómo era el alzado".

   Sama se refirió a la historia como "la parte más difícil de estudiar" del Capricho porque con su construcción Gaudí "quería hacer una representación de un palacio en Persépolis" incluyendo "una metáfora histórica" al "plasmar la evolución arquitectónica de la Persia Antigua a la islámica".
   Antonio Gaudí fue "la anticipación de muchas cosas", aseguró el experto en su obra, tras añadir que su legado no son solo sus proyectos arquitectónicos, sino que de él se puede aprender "a trabajar en equipo", sobre el cálculo estructural o la creatividad, ya que de este artista "se pueden sacar lecciones a todo tipo de nivel".

   En relación al i Congreso Mundial sobre Gaudí que tendrá lugar en octubre en Barcelona, explicó que esta iniciativa surge porque "se constata" que nunca se había organizado un evento de estas características y "era necesario reunir a especialistas pluridisciplinares de todo el mundo" para "actualizar la visión que se tiene" de Gaudí.

   Antonio Sama ha participado ESTE MIÉRCOLES en el Curso de Verano 'Patrimonio cultural y turismo. El legado indiano. Un arte de ida y vuelta', al cual han asistido alumnos muy heterogéneos, entre los que estaba presente la última ganadora del millonario Bote del programa televisivo 'Pasapalabra', la arquitecta torrelaveguense Paz Herrera, y que  han podido disfrutar de una visita guiada por el Capricho de Gaudí, un Bien de Interés Cultural que cuenta con un 30% de visitantes extranjeros.

lunes, 7 de julio de 2014

La Sagrada Familia y el MNAC suman fuerzas para potenciar Gaudí y el modernismo

BARCELONA, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El patronato de la Sagrada Família y el Museu Nacional de Arte de Catalunya (MNAC) han firmado un acuerdo de colaboración para potenciar la figura del arquitecto Antoni Gaudí y las obras modernistas.

   Según ha informado el museo este lunes en un comunicado, el primer fruto del acuerdo facilitará que un conjunto de obras de Gaudí y de otros autores se expongan permanentemente en el marco de la nueva presentación de la colección de arte moderno, que el MNAC abrirá a finales de septiembre.
  
Un conjunto de obras de la Casa Museu Gaudí serán restauradas por equipos del MNAC para que en un futuro se puedan exponer en el jardín de la casa museo --situada en el Parc Güell--, propiedad de la Junta Constructora del Templo de la Sagrada Família; en el futuro se prevé abordar la proyección internacional de Gaudí, la investigación científica y proyectos educativos.

jueves, 5 de junio de 2014

Jordi Falgàs coordinará el proyecto de la Casa Vicens de Gaudí

El Pais, catalunya

El edificio se adecuará para abrirlo al público en dos años y medio

 
El experto en Modernismo Jordi Falgàs (La Tallada d'Empordà, 1964), será el responsable de coordinar el proyecto museístico de la Casa Vicens de Gaudí, vivienda privada en Barcelona comprada recientemente por el grupo andorrano MoraBanc, queproyecta abrir al público el inmueble como museo.

La labor de Falgàs, explica un comunicado de la propiedad, incluye el seguimiento del proyecto de reforma y restauración de objetos y obras de arte de la casa en todo lo que afecte a la museografía, en trabajo conjunto con los arquitectos José Antonio Martínez Lapeña, Elias Torres y David García, y la empresa SGA, coordinadora del proyecto.

Está previsto que los trabajos de reforma de la Casa Vicens comiencen en un plazo de entre 6 y 8 meses y que se alarguen durante 24 meses.

Jordi Falgàs es actualmente director de la Fundación Rafel Masó de Girona. Previamente trabajó en el Museo de Arte de Cleveland y en la Fundación Gala-Salvador Dalí. Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona posee un doctorado de la Wiscosin-Madison University con una tesis de temática modernista. ha sido comisario de exposiciones y es autor de diversos libros y publicaciones, amén de conferenciante de temática noucentista y modernista.

La Casa Vicens, que pertenecía desde 1899 y hasta su venta este mismo año a la familia Herrero Jover, era el único edificio de Gaudí no visitable de la ciudad.
Situada en la calle de Carolines del barrio de Gràcia, fue el primer proyecto importante del arquitecto, que la construyó en 1883 para el empresario Manuel Vicens i Montaner.

lunes, 5 de mayo de 2014

Comienzan las visitas a la Seu de la reforma Campins-Gaudí

04.05.2014
Diario de Mallorca
 
­

La Catedral de Mallorca ha organizado visitas guiadas para dar a conocer la restauración del templo llevada a cabo por el arquitecto Antoni Gaudí por encargo del obispo Pere Joan Campins que comienzan mañana.
Las visitas se han organizado con motivo de la declaración de 2014 como Año Campins-Gaudí, conmemoración que celebra el centenario de la restauración litúrgica llevada a cabo entre los años 1904 y 1915.
Gaudí lideró esta restauración, una de las mayores acometidas en la historia de la Seu, que tenía como objetivo principal la aplicación de la reforma litúrgica dirigida por el Obispo Pere Joan Campins para la Catedral.

lunes, 28 de abril de 2014

La Pobla busca els diners per restaurar el xalet de Gaudí

Regió 7

L'edifici va ser construït el 1902 per als tècnics de les mines de carbó del Catllaràs i fa anys que està tancat i sense ús

27.04.2014

L'equip de govern de CiU de la Pobla de Lillet s'ha proposat treure de l'ostracisme el xalet del Catllaràs que va ser dissenyat per l'arquitecte Antoni Gaudí. L'immoble, que és propietat del consistori poblatà, està tancat i no té cap ús. Això, sumat a l'acció periòdica dels vàndals, l'ha anat degradant. L'executiu vol capgirar aquesta situació conscient de la importància de tenir un edifici signat per Gaudí, un llegat que cal saber aprofitar.

Per això ha recuperat i actualitzat un projecte redactat el 2010 durant l'anterior govern del PSC amb l'objectiu de restaurar aquest immoble. L'actuació proposada té un pressupost de 543.853,13 euros.

L'executiu ha demanat ajudes del programa europeu Leader i a la Diputació de Barcelona a través del seu programa de subvencions per a edificis singulars, segons ha explicat a Regió7 l'alcalde, Vicenç Linares.

miércoles, 23 de abril de 2014

Gaudí resucita


 
EL MUNDO
INDRETS La mirada ajena

Gaudí resucita

 
Si los japoneses se creían que lo habían visto todo de Gaudí, se equivocaban. Se arremolinan de mañana ante la fachada de la Casa Vicens, Vila de Gràcia, Barcelona (click click click), pero ni un turista ha franqueado sus muros ni lo hará hasta 2016, cuando la casa se convierta en museo. Miento, alguno sí se ha colado, como contaba Otto Herrero al New York Times cuando saltó la noticia sobre la venta: "Suele ser un engorro encontrarse a un turista merodeando por tu jardín, alguno incluso ha logrado colarse hasta la sala de estar, pero llegas a acostumbrarte a tanta curiosidad. Hasta es posible que, si me cogen de buenas, les dé una vuelta por la casa".
Desde que naciera, Herrero vivía en un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pero hace apenas una semana que los dueños de Casa Vicens, o sea la familia Jover y Herrero, salieron de sus estancias, divididas en apartamentos, dejando tras sí una estela de polvo de 105 años de Historia.

Apenas una semana y ya nos hemos colado. En realidad, nos ha abierto la cancela el consejero delegado de la nueva propiedad, la banca andorrana MoraBanc. Gilles Serra ha hecho además de perfecto anfitrión, explicándonos la arquitectura flor a flor, tesela a tesela. Entrar en Casa Vicens días después de la mudanza de sus seculares moradores, es algo así como franquear las puertas de un mausoleo.
 Es la segunda obra de Gaudí en orden cronológico (1889) y, como en la primera, la Nau Gaudí de Mataró que proyectó antes incluso de terminar sus estudios de Arquitectura, la madera ocupa un lugar central: madera y hierro en la de Mataró y aquí, madera, azulejo y estuco, sin olvidar los forjados de las verjas. De orden naturalista, nada nuevo, y de influencia otomana que siempre se ha confundido con aires arabescos.
De hecho, me cuenta Gilles Serra, artífice de la compra, enamorado de la arquitectura y conocedor del idioma árabe, la lámpara que cuelga de la sala de fumadores, a influencia oriental la sala, no lleva inscritos caracteres árabes como se pensó, sino simples filigranas arabescas que nada dicen, porque no son letras sino vanas grafías. Es preciosista el salón de entrada bajo un artesonado decorado como pérgola, las flores reptando por sus arquitrabes, un deliro de estancia.

Y la galería contigua, que como la fachada del edificio se adorna de losetas dibujadas de pissenlit, esas flores silvestres que cuando niños nos advertían: si las partes, su jugo hará que mojes las sábanas (pis en cama, traducción literal del francés). Las paredes llevan además estucos florales y frescos de pájaros exóticos, y las maderas encajan cuadros de época. Los suelos son de fragmentos de mosaico o trencadís en calatán, mítico emblema de la arquitectura modernista de aquí. El artesonado de la sala de fumadores emula la mukarna, alvéolos y estalactitas que decoran los techos en la arquitectura árabe y persa.

Apenas 10 años vivieron aquí los señores Vicens i Montaner, propietarios de una fábrica de cerámica, lo que tal vez influyera en el devenir del estilo gaudiano; pero enviuda pronto su mujer y en el 1999 vende la casa residencial a la familia del doctor Antonio Jover, que desde entonces y hasta ahora la ha habitado en generaciones consecutivas. Ampliaron el edificio en terreno colindante y pidieron a Gaudí permiso para prolongar interiores y fachadas, obras de la que él no podía hacerse cargo por exceso de trabajo o quimera, envuelto como estaba en la obra inacabable o la Sagrada Familia.
 Pero concedió licencia y se desdobló el frente principal en una réplica de la mitad original que es como si ahora vas a google y haces un copypega. El encargo recayó en el arquitecto Serra Martínez, que además amplió bellamente los jardines y construyó un templete circular con fuente llamada de Santa Rita, pero lo que se da sí se quita y todo esto desapareció bajo las excavadoras en 1962 para levantar un horrendo bloque de viviendas que hoy encajona la casa.

El MoraBanc se da apenas dos años para la ingente obra de restauración, que entre otras cosas devolverá la escalera a su enclave primigenio, el patio de luces que levantó Gaudí bajo lucernario, y que irá a desembocar en medio y medio de la terraza superior, que es bellísima (foto), obviando las medianeras de las casas colindantes.

Pocas ciudades como Barcelona se identifican de este modo con un único arquitecto. La Estambul de Sinan (XVI) y Brasilia de Niemeyer tal vez sean los dos solos parangones, y me lo cuenta el propio Monsieur Serra, atento amante de la cosa desde su infancia en Caen, región de Calvados, arrasada tras el desembarco de Normandía y entonces en reconstrucción. Gaudí pone en valor BCN y viceversa.
@Indrets

..........................................................................................................
Interesante nota la de Elena Pita pero querría yo hacer alguna aclaración a este articulo para que esta información periodística pueda ser contrastada en un futuro, 
La segunda obra importante de Gaudí no es la Casa Vicenç sino que es la finca Güell y junto a esta y al Capricho de Comillas se realizo esta casa pero no podemos olvidarnos nunca de la reforma del Parc de la Ciutadella entre otras obras menores 

Otro detalle, la Familia Montaner no han tenido nunca una fabrica de cerámicas ya que el Sr Montaner era agente de Bolsa y Cambio demostrado en la escritura de compra de la finca ante notario. 
Y por ultimo el articulo tiene una contradicción entre la interpretación arabeisante de "alvéolos y estalactitas que decoran los techos en la arquitectura árabe y persa." y la idea de que Gaudí se inspira en el arte Otomano, sin influencias árabes, me gustaría que su autora algún día nos aclarase esta idea

Luis Gueilburt

domingo, 20 de abril de 2014

El lío de las vidrieras de Gaudí


La Generalitat anuncia como inéditas dos obras del arquitecto publicadas en 1928

JOSÉ ÁNGEL MONTAÑÉS , EL pais
Barcelona 15 ABR 2014




 Era el reclamo principal de la presentación del Registro e inventario de las vidrieras catalanas; un corpus de este patrimonio de vidrio y plomo elaborado desde 2009 tras la firma de un convenio entre el Instituto de Estudios Catalanes (IEC) y el Departamento de Cultura de la Generalitat.

 Y así se anunciaba en la nota de convocatoria emitida desde la consejería de Ferran Mascarell.Por eso, el inventario de 2.000 vidrieras localizadas en 1.600 lugares diferentes de la provincia de Barcelona y la diócesis de Girona pasaron a un segundo plano cuando Antoni Vila, el investigador principal del proyecto, explicó que entre los trabajos inéditos recuperados se encontraban dos obras de Antoni Gaudí. Pero al final de la tarde los inéditos, un rosetón con tres anagramas con el nombre de Jesús y un Arcángel Miguel, no lo eran tanto

Vila explicó que los propietarios actuales querían preservar su identidad y, por eso, tampoco dio a conocer la localidad donde se encuentran, pese a las insistentes preguntas de los periodistas. Tan solo se limitó a asegurar que las había realizado Gaudí por encargo de un mosén amigo suyo para la capilla familiar.
También que había podido fechar con precisión las dos vidrieras: La primera en 1886, una obra de juventud, y la segunda, en 1894, obra de entrada a su madurez.

Pero en la documentación entregada en la rueda de prensa presidida por el consejero de Cultura Ferran Mascarell, el director general de Patrimonio de la Generalitat, Joan Pluma y el presidente del IEC, Joan domènec Ros, había más datos.

 En uno de los cuadros se explicaba que las dos obras pertenecían a Can Pujadas.Detalle de la cabeza del arcángel realizado por Gaudí

A partir de ahí fue fácil, utilizando internet, conocer todos los datos de las ya famosas vidrieras; la historia completa de la familia Valls de Vallgorguina y en concreto de Lluís Maria Valls, la persona que las encargó al arquitecto de Reus, además de poder ver incluso imágenes de las vidrieras en el lugar donde llevan instaladas más de 120 años.
También localizar que la historia de estas obras se publicó en 2003 en L’Om, una revista local de Riudoms y en el libro Regreso a Gaudí's Place, en 2005. Todos llevan la firma Ana Maria Ferrin.

Esta autora explica en uno de sus textos que las obras son citadas por primera vez en biografía realizada por Josep Francesc Ràfols en 1928 al arquitecto.A primera hora de la tarde Vila explicó que una persona le había proporcionado unas fotografías de las vidrieras que él había guardado en un cajón durante un año. “Las recuperé cuando comenzamos a estudiar las obras de esta zona”, dijo lacónicamente

.Unas horas más tarde, en conversación con este diario, Vila reconoció que conocía el trabajo de Ferrin y que fue ella la que le llevó las fotografías de las vidrieras explicándole que una tradición familiar aseguraba que eran de Gaudí.
Vila explicó que “al acceder a la capilla supe que las obras de él tras reconocer que la cabeza del arcángel estaba trabajada con dos placas de vidrio superpuestas, las dos rebajadas al ácido, una obra precursora de la tricomía que Gaudí utilizó después en obras posteriores como la Catedral de Mallorca.
En el caso del rosetón también vi semejanzas con otras obras de Bellesguard o en el de la Barca de Sant Pere del Palau Episcopal de Mallorca.
Quizá no me he explicado bien. Durante la rueda de prensa, he hablado de inéditas en el sentido de que se han autentificado y fechado con exactitud por primera vez, situándolas en la cronologías de sus otras vidrieras”. Y explicó que Bassegoda, el gran especialista de Gaudí, a petición de la propia Ferrin, había asegurado que las vidrieras “eran de carácter menor y que las había realizado en 1878”, reconociendo implícitamente que también Bassegoda sabía de su existencia.
El trabajo de inventario realizado en los últimos cuatro años por Vila ha contado con una aportación económica de la Generalitat de 288.000 euros. Ahora ha concluido la primera fase y está a la espera de firmarse un acuerdo que permita concluirlo en las provincias de Tarragona, Girona y Lleida. Mascarell anunció que pronto será posible.A última hora de la tarde, fuentes de la Generalitat reconocieron que las vidrieras no eran inéditas y que se había cometido un error. “No era lo que nos habían asegurado”, dijeron.

miércoles, 9 de abril de 2014

Dar trágica austeridad a Gaudí

El Pais
Francesc Fontbona

Subirachs ha sido un enorme artista, por todo lo que aportó a la escultura en los años cincuenta y sesenta, pero también por todo lo que hizo en su etapa de madurez en el conjunto de las artes.

Él inventó un vocabulario plástico riquísimo, personal e intransferible, enraizado en toda una tradición que va desde el mundo minoico y helénico hasta el constructivismo ruso.

Su obra, compleja y abundante, responde a un lenguaje plástico de su invención, coherentemente utilizado, que logró algo insólito: hacer de una expresión contemporánea un arte no sólo descifrable por parte de un público relativamente amplio sino incluso capaz de hallar quien lo “consumiera” con placer, algo consubstancial a la creación artística pero que para muchos parecía incompatible con el vanguardismo.

Fue además, pese a su físico frágil, un artista de gran aliento, que se atrevió con obras de mucha envergadura. La última de las cuales fue la fachada de la Pasión de la Sagrada Familia, en Barcelona, que venía a ser un paso más después de su unánimemente admirada aportación a la renovación del arte sacro que había significado a fines de los cincuenta el gran Pentecostés expresionista en bronce del santuario de la Virgen del Camino, en León.

Su concepto en la fachada de la Pasión era hallar la solución contemporánea a una parte importante de la obra de Gaudí, que éste sólo había esbozado, disponiendo que fuera de una trágica austeridad.

Subirachs sin duda dio respuesta adecuada al problema, sin embargo, la obra habría de significar un sesgo muy amargo para el escultor, ya que fue prejuzgada y condenada antes de empezada y constituyó el pretexto para organizar en su entorno un auto de Fe delirante que rebasó todos los límites éticos, hace ya de ello casi un cuarto de siglo. Desde entonces en un mundo tan cauto a la hora de valorar a artistas vivos, el vilipendio a la obra de Subirachs a menudo gozó en cambio de una impunidad recurrente.

El artista siempre declaró que había superado aquel trance pero no era cierto: del fortísimo golpe moral recibido ya no se recuperó aunque lo disimuló con elegancia, y quedó definitivamente tocado, en lo personal y en lo público, hasta el punto que fueron eclipsadas todas sus otras virtudes y su inmensa aportación a la historia de nuestra escultura.

Esa gran figura, que se ha ido sin el Premi Nacional catalán, concedido a menudo hasta a artistas principiantes, pasará inapelablemente a la historia del arte —ya está en ella—, pero también su circunstancia será algún día objeto de estudio sociológico profundo, lo que tal vez llegue a aclarar cómo entre sociedades adultas, la mezquindad y el gregarismo pueden trastocar situaciones que no deberían rebasar nunca el estadio del simple y civilizado debate de opiniones.

Francesc Fontbona es especialista en pintura y escultura del siglo XIX y XX.