domingo, 30 de octubre de 2016

Gaudí, un fenómeno social y económico sin fin

Los edificios del arquitecto baten récords de visitas y sus obras protagonizan subastas

El banco que creó para la Colonia Güell se vendió esta semana por 400.000 euros




Pieza de hierro en forma de dragón o ave que se subasta el próximo día 2 ARTE SUBASTAS BILBAO

Antoni Gaudí (1852-1926) es el único arquitecto del mundo que tiene siempre enormes colas de turistas a las puertas de sus edificios. En Barcelona, donde se concentra la mayor parte de sus construcciones, entre ellas siete catalogadas como Patrimonio de la Humanidad —el Parque Güell, el Palacio Güell, la Casa Milà (La Pedrera), la Casa Vicens, la fachada de la Natividad y cripta de la Sagrada Familia, la Casa Batlló y la cripta de la Colonia Güell, esta última en Santa Coloma de Cervelló—, sus obras son el primer motor turístico, pulverizando cada año las cifras del anterior. 
En 2015 recibió 8,2 millones de visitantes. Solo la Sagrada Familia sumó 3,7 millones, una cifra que, además de convertirlo en uno de los monumentos más visitados de España, permitió acelerar de forma vertiginosa los trabajos de construcción, gracias a un presupuesto anual de 25 millones de euros provenientes de las entradas. Estará acabado en 2026.
Pero no siempre ha sido así. Durante décadas Gaudí y sus obras han sido denostados y acusados, también por los barceloneses, de una apariencia excéntrica y hortera. Sin embargo, ahora, todo lo gaudiniano vive un momento de esplendor. El pasado miércoles Christie’s de Londres subastó uno de los 20 bancos que el artista creó para la cripta de la Colonia Gaudí por casi 400.000 euros, tras doblar su precio de salida. El banco forma parte de los cinco que en 1972 vendió el párroco de entonces para instalar algo tan terrenal como la calefacción en la iglesia.
 Los vendió por 10 millones de pesetas y, tras perdérseles la pista, han ido aflorando, a cuentagotas, a lo largo de los años: uno pertenece desde 1976 al MoMA de Nueva York, un segundo fue comprado en 1977 en París y acabó en 1993 ingresando en el Museo de Orsay y los otros tres han aparecido y se han vendido en diferentes casas de subastas; en 2011 (Sotheby’s de París por 384.750 euros), 2015 (Christie’s de Nueva York por 182.447 euros) y el último, el que se vendió esta semana.

Fetichismo

“El precio alcanzado es una muy buena noticia en un mercado que está de capa caída”, asegura Albert Velasco, conservador del Museu de Lleida y experto en el mundo de las subastas, que mantiene que, como ocurre con los grandes artistas, hay cierto fetichismo alrededor de las obras de este creador que hace que crezca su cotización. “Gaudí realizó piezas más vanguardistas que otros modernistas como Gaspar Homar o Joan Busquets. El mayor problema es el de la atribución, ya que muchas piezas no se sabe con seguridad si las hizo él o alguno de sus seguidores”, añade Velasco. Y recuerda el caso del banco de piedra de Reus que sus dueños querían vender en 2012 por dos millones de euros asegurando que era una creación de Gaudí, pero que se quedó sin comprador en Sotheby’s de París tras presentarse al final como “atribuido a”, pese a que partía de un precio de solo 100.000 euros.






El banco diseñado por Gaudí para la Colonia Güell de Santa Coloma de Cervelló que se vendió en Londres. CHRISTIE'S


Es el mismo problema que destaca Luis Gueilburt, uno de los mayores especialistas en el mobiliario del artista. 
“Hace falta una fundación como la que tienen Tàpies, Miró o Dalí, que controle todo lo relacionado con Gaudí, que establezca qué es una creación suya y vele por la conservación de sus edificios. Eso es lo único que alejaría las dudas y permitiría conseguir mejores cotizaciones”, defiende el especialista, que se alegra y mucho de que se subasten sus piezas. “El hecho de que Gaudí esté en el MoMA o en Orsay lo equipara a los grandes creadores, es muy bueno que se vendan sus obras, que esté en el mercado del arte y que se conozca en todo el mundo”. Para Gueilburt, no obstante, el precio alcanzado por el banco no es alto: “Se trata de una pieza de la que existen solo cinco ejemplares, es como un grabado de Durero, que no es único, pero tiene las copias limitadas, y por un durero seguro que se paga mucho más”.
El 2 de noviembre volverá a subastarse una obra de Gaudí. En este caso se trata de una pieza de hierro forjado de 108 centímetros con forma de dragón rampante. La vende Arte Subastas Bilbao y parte de 60.000 euros. “Cuenta con un certificado de autenticidad y todos los permisos de exportación, por lo que esperamos que alcance una cotización mucho más alta si se interesa el mercado 

jueves, 27 de octubre de 2016

Juan José Lahuerta ¿Cal rescatar Gaudí del seu propi èxit"



El PAIS,Edicio Catalunya  Quadern Pag 7 Sección Cultura  27/10/16
 


ENTREVISTA
Juan José Lahuerta ¿Cal rescatar Gaudí del seu propi èxit"













Juan José Lahuerta a la seu de la Càtedra Gaudí de l'ETSAB-UPC, al campus de la Diagonal de Barcelona. / albert garcia



JUAN JOSÉ LAHUERTA Nou director de la Càtedra Gaudí de la UPC
¿Cal rescatar Gaudí del seu èxit"
José Ángel Montañés



Després de tres anys, l'arquitecte i historiador de l'art Juan José Lahuerta (Barcelona, 1954) ha deixat de ser cap de col·leccions del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) i s'ha incorporat a l'Escola Tècnica Superior d'Arquitectura de Barcelona de la Universitat Politècnica (ETSAB). ¿Enyorava la tarima, els estudiants, les classes i escriure", explica aquest elegant professor amb aspecte de savi que llueix ulleres retro com quevedos. El 2 de novembre serà, oficialment, director de la Càtedra Gaudí.
En aquests anys Lahuerta ha fet un tomb al MNAC, tot presentant l'art modern fugint de les explicacions on les avantguardes són les protagonistes i mostrant la complexitat del moment. Tot i l'èxit, que ha portat a augmentar en un 15% el nombre de visitants, Lahuerta creu que Barcelona no ha entès encara que el MNAC és el seu museu. ¿Fer una exposició amb 50 picassos és fàcil, si tens diners. El que és difícil és articular un discurs que serveixi per
comprendre què ha estat l'art modern i la posició que han tingut els artistes en la societat i la burgesia que necessitava símbols on reconèixer-se". Lahuerta seguirà vinculat al MNAC com a assessor extern comissariant exposicions com Picasso romànic, amb 40 obres del malagueny en diàleg amb els absis romànics, mentre que el 2017 hi haurà nova presentació de Renaixement i Barroc i es plantegen canvis en el romànic i el gòtic. ¿Cal anar cap a la col·lecció única del MNAC".
Però ara se centrarà en Gaudí, un vell conegut de Lahuerta, del qual és un gran especialista (també de Dalí). El primer que vol és integrar la càtedra, creada el 1956, a l'ETSAB. ¿Han tingut una vida al marge". També establir un programa d'investigació i inventariar el seu ric patrimoni, com les 40.000 plaques fotogràfiques del segle XIX i XX. Però el seu projecte va més enllà de Gaudí: ¿Amb el fons, un dels millors del món en la seva especialitat, la càtedra ha de ser un centre d'estudis de l'arquitectura del segle XIX i XX, no un centre vuitcentista que es passa la vida intentant saber de quin
color portava els calçotets Gaudí el dia 2 de gener de 1893".
Segons Lahuerta a Gaudí l'han perjudicat moltes coses, com ara el que la majoria dels seus treballs estiguin en mans privades. ¿A Gaudí cal rescatar-lo del seu propi èxit, hi ha d'haver un control patrimonial dels seus edificis, exigir que la seva explotació reverteixi a la ciutat, cosa que no passa. La pressió que pateixen edificis com la Pedrera i la Casa Batlló és tal que els porta a desaparèixer en sentit físic, perquè s'han fet reformes per adaptar-los a la multitud que el visita diàriament i en el sentit profund: són edificis d'habitatges que es van buidar per convertir-los en centres turístics. Les reformes dels inquilins tenien dimensions domèstiques, ara són monumentals".
L'èxit actual de Gaudí radica que ¿va crear edificis que tenen molt a veure amb l'estètica de les multituds, la de la naturalesa petrificada del mar i les novel·les de Jules Verne, i aquestes estètiques no han canviat". I l'enfronta a arquitectes com Le Corbusier, el qual també coneix: ¿Un elitista davant les obres del qual cal pre
guntar mil vegades què signifiquen i acabes derrotat". No obstant això, Lahuerta creu que el que perdura i ven és la cara amable de Gaudí: ¿S'explica que és un artista mediterrani de formes naturals, però en realitat va ser un senyor reaccionari, ultramuntà, catòlic intransigent que treballava per a una burgesia de Barcelona, que és la ciutat de les bombes i la violència extrema, escenari de la lluita de classes per excellència. De fet, la Sagrada Família és el temple expiatori de la ciutat i els pecats de la ciutat són la lluita de classes".
A Gaudí, explica, cal estudiarlo perquè guarda moltes respostes i admirar-lo, cosa que permet que tinguem ganes d'estudiar-lo. No venerar-lo: ¿No cal venerar a ningú perquè crea una ceguesa que impedeix conèixer el que tens al davant". També criticar-lo. ¿Si estudies a algú sense prejudicis, ja estàs criticant d'entrada. El problema és que hi ha molts prejudicis, i a Gaudí se li ha construït una crosta que cal trencar per conèixer-lo bé a ell i la seva obra".
En el tema de la Sagrada Família és radical: ¿Només és de
Gaudí la façana del Naixement, la resta és una obra neogaudiniana que han fet altres. Hi ha dibuixos i plànols que s'han anat traient d'aquí i d'allà; indicis, però l'obra de Gaudí es transforma en el seu procés, i el que han fet, que no han diferenciat de l'original, és un projecte congelat, més o menys inventat. Jo hauria deixat les quatre torres i la porta gegant".
En el seu últim llibre, Fuego y Cenizas (Tenov), planteja un Gaudí gens artesanal lligat a la
¿Hi ha molts prejudicis sobre l'arquitecte. S'ha construït una crosta que s'ha de trencar"
¿Se l'ha d'investigar baixant a estrats profunds, no amb focs artificials"
industrialització. ¿En els seus escrits de joventut defensa les possibilitats de la indústria. Gaudí no té nostàlgia d'allò medieval i creu que els artesans ja no són capaços de fer bones obres. El problema és com s'ha explotat", i explica que la reixa de la Casa Vicens està formada per una estructura metàl·lica en xarxa a la qual se solda un full de margalló repetida.
Pel que fa a l'expectació que genera l'aparició de noves imatges de Gaudí, creu que és ¿per fetitxisme lligat a l'explotació comercial, al Gaudí mercaderia. Està bé veure una nova foto seva, però no és transcendent ni decisiu. No es busca des del punt de vista de la investigació; es busca per l'efecte". Passa el mateix amb l'aparició de nous edificis: ¿Com que hi ha una necessitat d'explotació i el mercat de Gaudí és petit, cal seguir-lo explotant, caldrà seguir inventant. La investigació ha d'anar baixant estrats profunds, no en focs artificials que ens diuen sempre el mateix", remarca l'investigador. ¿No veig cap sentit a les coses que han sortit últimament, perquè no hi ha una explicació científica ni un objectiu de coneixement. Passa com amb els buscadors d'or que, veien miques del metall on no n'hi havia". Lahuerta conclou dient que no té previst col·laborar des de la seva càtedra amb la recentment creada a la Universitat de Barcelona.

.......................................
Una entrevista sincera y sin tapujos, magnifico trabajo al que ya nos tiene acostumbrados José Angel Montañés 

lunes, 14 de marzo de 2016

L´escala del xalet del Catllaràs d´Antoni Gaudí recupera el seu aspecte primigeni L'Ajuntamet de la Pobla du a terme la recuperació de l'edifici a mesura que té el finançament

Regio 7 Bergueda 

L'Ajuntamet de la Pobla du a terme la recuperació de l'edifici a mesura que té el finançament

07.02.2016 
L'Ajuntament de la Pobla de Lillet ha fet un pas més en el seu objectiu de treure de l'ostracisme un dels seus patrimonis més singulars i exportables: el xalet-refugi del Catllaràs, dissenyat per Antoni Gaudí. El consistori ha pogut refer l'escala d'aquest edifici, modificada als anys 70, i fer que llueixi l'aspecte original de quan va ser concebut. Tal com ja va informar aquest diari l'octubre del 2014, això ha estat possible gràcies a una subvenció de 53.000 euros concedida per la Diputació de Barcelona per a la recuperació d'edificis singulars


L'escala refeta tal com la va dissenyar per GaudíFirma: Ajuntament de la Pobla

D'aquesta manera es comença a materialitzar el projecte actualitzat de recuperació de l'immoble que va refer el govern liderat per l'alcalde Vicenç Linares en el mandat 2011-2015 d'un projecte heretat de la legislatura anterior. Les obres previstes tenen un pressupost global de 543.853,13 euros. Com que el consistori no té diners per pagar-ho tot de cop, ha desglossat la proposta d'actuació i du a terme intervencions per fases en funció dels diners que aconse-gueix. Fins ara ha assolit els 53.000 euros esmentats que s'han destinat a refer l'escala. Tal com es pot apreciar a les imatges superiors, originalment l'escala tenia un cos central i s'hi podia accedir pels dos laterals. Va ser a la dècada dels 70 que va agafar l'aparença que va tenir fins l'any passat: una escala simple elevada. Ata s'ha recuperat la fesomia del segle passat


L'escala amb l'aspecte que tenia fins ara. Firma. Arxiu /D.C.

L'alcalde Vicenç Linares ha destacat haver pogut fer els treballs i també que les obres les hagi realitzat una empresa poblatana. Només manca instal·lar-hi la barana, ha detallat l'alcalde. I també "posar-hi líquid protector de les glaçades i impregnar els revestiments" perquè els canvis de temperatures "van molt malament per als arrebossats" de la façana.

El batlle ha explicat que, un cop completats els treballs, es continuarà buscant finançament per poder tirar endavant noves fases de millora. Aquest immoble podria acollir un centre exploratori d'activitats esportives i d'oci de la natura amb un espai dedicat al seu autor, l'arquitecte Antoni Gaudí, i també a la història de les mines de carbó d'aquest entorn. Així ho recull una memòria d'avantprojecte que ha elaborat de manera altruista per a l'Ajuntament de la Pobla l'arquitecte Íñigo Hernández.

Antoni Gaudí a 1.500 metres

El xalet de la serra del Catllaràs és a 1.500 metres d´alçada. Aquesta és una de les diverses obres que el reconegut arquitecte va signar a la vall de Lillet a principi del segle passat. Ho detalla l´expert en l´obra de l´arquitecte reusenc Daniel Giralt-Miracle en el llibre Gaudí a la Vall de Lillet, de Joan Bassegoda, Ramon Espel i Roger Orriols.

L´origen de la presència d´obra seva obra al Berguedà és la seva relació amb l´industrial Eusebi Güell. Ell va posar en marxa la fàbrica de ciment Asland del Clot del Moro, «on es produïa el pòrtland que l´arquitecte utilitzava en les seves obres, especialment en les que va fer en la darrera etapa de la seva vida». Gaudí va fer diferents obres al municipi i també va concebre el xalet del Catllaràs, un equipament destinat als enginyers que treballaven a les mines de la serra del Catllaràs, d´on s´extreia el carbó que s´utilitzava per a la fàbrica de ciment. També és el pare dels jardins Artigas, que li va encarregar l´industrial tèxtil Joan Artigas, que era amic d´Eusebi Güell.


Aspecte original del xalet obra d'Antoni Gaudí, iniciat el 1902. Firma: Arxiu  Particular


L´immoble està declarat Bé d´Interès Cultural amb el número 549. També apareix a l´Inventari de Patrimoni Arquitectònic de la Generalita.

Múltiples reformes

Aquest edifici gaudinià es va començar a construir l´any 1902. La primera remodelació s´hi va fer el 1907. Posteriorment va ser objecte d´altres reformes. L´any 1932, l´empresa Asland el va cedir al consistori de la Pobla. Una dècada més tard s´hi van fer noves intervencions. La darrera va ser a principi dels anys setanta, quan l´immoble estava en ruïnes. Va ser en aquell moment que es va adequar com a casa de colònies. Una funció que va complir fins a la dècada passada a cura de la Fundació Pere Tarrés.

Amb tot, fa anys que l´immoble no té cap ús, està tancat i el consistori hi ha hagut d´actuar diverses vegades per reparar els desperfectes causats pels brètols. L´alcalde ha lamentat aquestes destorsses i ha fet palesa l´esperança de poder anar millorant l´immoble i reivindicar el patrimoni que Gaudí ha deixat a la població.

El Alfar Museo revive el paso de Gaudí por Jiménez de Jamuz y se suma a la restauración del Palacio Episcopal de Astorga

PATRIMONIO

Elena F. Gordón 13/03/2016 

Ileon.com 

El maestro Jaime Argüello emula a los artesanos que a finales del siglo XIX recibieron el encargo del arquitecto catalán para fabricar miles de ladrillos

ICAL
ICAL El alr-ICAL El alfar-museo de Jiménez de Jamuz prepara piezas para la restauración del Palacio Episcopal de Astorga con los moldes originales diseñados por Gaudí. de Jiménez de Jamuz prepara piezas para la restauración del Palacio Episcopal de Astorga con los moldes originales diseñados por Gaudí.
La obra de restauración que se acomete en el Palacio Episcopal de Astorga ha devuelto el 'espíritu' de su diseñador, el arquitecto catalán Antonio Gaudí, a la localidad de Jimenez de Jamuz, donde a finales del siglo XIX se fabricaron los ladrillos de barro vidriado que cubren las nervaturas de los arcos ojivales del imponente edificio.

El Ayuntamiento de Santa Elena de Jamuz, que gestiona el Alfar Museo ubicado en Jimenez, recibió el encargo de elaborar una seria de piezas iguales a las preparadas en su día por los artesanos de la localidad elegidos por Gaudí. El alcalde, Jorge Fernández, subrayó que estos ladrillos se han hecho "con la misma arcilla, el mismo vidriado y los mismos motivos decorativos" de entonces, cuando el arquitecto, a pesar de la presencia de empresas ladrilleras en la zona, decidió que fuera alfareros y no ceramistas los que se encargaran de fabricar estos elementos.
Loading
"Este es nuestro orgullo. Gaudí vino a Jiménez, donde entonces había unos 50 alfareros y varios de ellos trabajaron durante meses en ese encargo. Vino a Astorga y se acercó a Jiménez y puso en valor su arte", subraya sobre una trabajo llevado a cabo a partir de unos moldes de madera y latón de lo que se conservan varios originales en el Palacio Episcopal. La decoración de los ladrillos se hizo al gusto de cada alfarero y ninguno de ellos es igual a otro.
Ahora es Jaime Argüello, el maestro alfarero del Museo el que tiene en sus manos los moldes que ideó Gaudí. Orgulloso de poder contribuir de forma tan directa a la obra de restauración del Palacio, las nuevas piezas llevan su huella como entonces quedó grabada la de sus predecesores en los ladrillos que repondrán los dañados por el paso del tiempo.
El trabajo, llevado a cabo con mimo, incluye la decoración de cada pieza al estilo más tradicional, con la segunda pluma del ala derecha de una gallina. Además de las piezas específicas para la obra, se ha fabricado una edición limitada "de la que somos guardianes, para lo que se pueda precisar" tanto en el Palacio Episcopal como en el Museo de los caminos que alberga desde 1964, precisa el alcalde.
El Museo
Inagurado en noviembre de 1994, el Alfar Museo -que subvenciona la Diputación de León- se dedica a mantener viva la alfarería tradicional de Jiménez, que cuenta entre otras joyas con el único horno mozárabe que queda en funcionamiento en toda España y que se enciende una vez al año. Se encarga de las instalaciones el maestro Jaime Argüello, de 31 años, que fue aprendiz del artesano Martín Cordero, al que tiene presente y cuyo ejemplo y consejos reproduce ante los visitantes.
Jaime es el depositario de una tradición centenaria que transmite a las aproximadamente 4.000 personas que cada año pasan por el recinto. La entrada cuesta un euro y medio, un euro para grupos, e incluye una demostración de cómo se elabora una pieza de barro con un torno de pie. A su labor habitual sumó estos días el encargo para el Palacio Episcopal, ya concluido y con las piezas listas para ocupar su lugar.
La obra
La actuación que se lleva a cabo está promovida por la Consejería de Cultura y Turismo a través de la Dirección General de Patrimonio y supone la adecuación de los espacios interiores del Palacio. Se trata de una segunda fase después de la que incluyó el arreglo de las terrazas, con la recuperación de las losas de piedra originales y la subsanación de humedades de la segunda planta a través de su impermeabilización.
Una de las intervenciones de la segunda fase es la reforma de la planta baja, con la restauración de la antigua vivienda del guarda del palacio y el almacén. "Hasta ahora la vivienda era inaccesible para los visitantes. Los arcos estaban cerrados para hacer las divisiones de una vivienda. Se han demolido los muros interiores y han dejado a la luz un espacio con bóvedas que estaban escondidas y en muy buen estado de conservación", explicó el ecónomo de la diócesis de Astorga, Víctor Manuel Murias, durante la presentación de la obra, que incluye la reposición de los ladrillos hechos en Jiménez de Jamuz' para devolver el espacio a su estado original.
La segunda actuación de esta fase de restauración contempla la provisión de un ascensor para facilitar el acceso a las personas discapacitadas. Hasta ahora era un edificio inaccesible y ahora será visitable por todos los públicos tras el derribo de una escalera interior. También se prevé la adecuación de la segunda planta, que albergaba una exposición de arte contemporáneo. Se ha hecho más diáfana y se destinará a eventos y a exposiciones temporales, además de eliminar las divisiones entre los arcos y dotarla de calefacción radiante y un acceso independiente.

jueves, 14 de enero de 2016

El hijo tímido de Gaudí

UNA HISTORIA DE CIUTAT VELLA... PALAU GÜELL / DISTRITOS

La casa de la familia Güell, en pleno Raval, padece una discreta existencia pese a resumir en su interior la inteligencia del arquitecto

El Periodico 
Óscar HernándezÓSCAR HERNÁNDEZ
MIÉRCOLES, 13 DE ENERO DEL 2016
Fachada del Palau Güell 8 Lo mejor está en el interior.
Fue el primogénito, pero tal vez por su discreción exterior y su presunta timidez, no ha tenido el mismo éxito que los otros hijos del genial Antoni Gaudí (1852-1925). Y es que, mal que pese a la Diputació de Barcelona, su propietario, el Palau Güell (Nou de la Rambla, 3-5) no alcanza ni de lejos las cifras de visitantes del resto de las grandes obras del arquitecto reusense: Sagrada Família, Casa Batlló, La Pedrera y Park Güell. Pero igual es esa discreción la que aún da más encanto a la que fue la suntuosa residencia de la familia Güell, construida en 1885 en pleno degradado pero trepidante Raval, entonces Barri Xino.
«Seguro que si el Palau Güell estuviera en la Rambla tendría muchos más visitantes. Por eso también intentamos darlo a conocer a través de los conciertos y otras actividades culturales que organizamos», explica Carme Perella, directora del singular edificio. Otra iniciativa es la entrada gratuita los primeros domingos de mes con audioguía incluida. La visita es un recorrido por las vida burguesa de principios del siglo pasado, un viaje en el tiempo, y también una aproximación a la genialidad del arquitecto.
El Palau Güell fue uno de los más importantes encargos que recibió Gaudí en los inicios de su carrera. Eusebi Güell llegó hasta él a través de un impresionante expositor diseñado por el arquitecto para una exposición en París. La admiración mutua llevó al rico mecenas a encargarle su palacio.

Soluciones innovadoras

Un relajado recorrido de una hora por la casa permite descubrir ventanas de madera que se abren en vertical, celosías que permite mirar la calle sin ser visto, un enorme techo de madera artesanal diseñado para albergar a fumadores con necesaria ventilación, un bosque de bellísimas 14 chimeneas en una azotea con vistas y un vestíbulo con sendas para carruajes con adoquines de madera para reducir el ruido, entre otras muchas innovaciones. Todas pensadas por el genio Gaudí y realizadas por los mejores forjadores, ceramistas y carpinteros.
..............................
Estimado Óscar Hernándes, solo una pequeña anotación, las chimeneas son 20 y no 14 una larga discusión de Antonio Gonzales y el ya fallecido Bassegoda Nonell lo dejo muy claro, ni 18 ni 14 son 20 como quedo demostrado en el libro "El Palacio Güell" Antoni Gonzalez Raquel Acuesta Josep M. Moreno, Jaume de P uig, M.Gràcia Salvá, Ramon Manent Diputacio de Barcelona, 2001 sirva como aclaración 
Un cordial saludo 
Luis Gueilburt

sábado, 17 de octubre de 2015

Los soles de Gaudí del Park Güell, en peligro

El deterioro de los medallones de la sala hipóstila obliga a su restauración | En los años ochenta se temió el hundimiento del techo de la sala de columnas | Después de los medallones habrá que afrontar el arreglo del subsuelo de la plaza 

Barcelona | 16/10/2015 - La Vanguardia 
Los soles de Gaudí del Park Güell, en peligro

















Las filtraciones de agua representan un problema muy serio para el mantenimiento de la sala hipóstila del Park Güell Àlex García 
Lluís Sierra
Barcelona 

Àlex Garcia 

Los visitantes más atentos a los detalles del Park Güell lo advierten fácilmente: el deterioro de los medallones circulares en el techo de bóvedas de la sala hipóstila, salta a la vista. Uno de ellos, sobre lo que Antoni Gaudí y Eusebi Güell querían que fuera la "plaza del mercado" de su ciudad jardín, ya ha perdido por desprendimiento parte del mosaico de vidrios de colores. El resto se aguanta por la presión lateral de las otras piezas y por un encamisado de gasa apenas perceptible por los visitantes.

La causa de este deterioro, al que pronto se empezará a poner remedio, son las filtraciones de agua procedentes de la gran plaza superior. "Es un problema recurrente", explica la arquitecta Anna Ribas, del departamento de Patrimonio del Ayuntamiento de Barcelona. "Los sistemas de drenaje –explica– tienen una garantía de 30 años y en este caso la última reforma importante se hizo en los años 80… y aun así ha habido filtraciones a menudo". Por eso, cuando se hayan restaurado los discos, quedará por afrontar una obra de más envergadura y más costosa: la rehabilitación del sistema de drenaje de la gran plaza oval, la de los bancos ondulados de trencadís, que habrá de afrontarse el año que viene.

La sala hipóstila, llamada también "de las cien columnas", tiene exactamente 86 soportes acanalados, dóricos. Entre las columnas, el techo es un conjunto de bóvedas semiesféricas de trencadís blanco, en el que también han vuelto a aparecer grietas.

Cuatro medallones, cuatro soles, por las cuatro estaciones del año, destacan en otras tantas intersecciones de las bóvedas.

Estos soles, plafones o medallones, son obra del arquitecto Josep Maria Jujol, habitual colaborador del creador del Park Güell. En catorce de las claves de bóveda hay, además, unas cerámicas de colores, que representan los ciclos lunares.

El conjunto de la zona monumental del parque ha sido objeto de varias restauraciones a lo largo de un siglo (se construyó entre 1900 y 1914). La última gran rehabilitación, dirigida por José Antonio Martínez Lapeña y Elías Torres, se llevó a cabo entre 1987 y 1994 y afectó a diversos elementos del parque, como los bancos de la plaza y la sala hipóstila. Esta presentaba patologías que hi- cieron temer incluso su hundimiento, a causa de las continuas filtraciones de agua y la oxidación del hierro presente en el mortero de cal.

En aquella restauración no se tocaron los medallones porque su estado de conservación era entonces aceptable. Sí se restauró el trencadís blanco de todo el techo. Pero aquellos trabajos no consiguieron eliminar las causas del problema. La principal de ellas es la permeabilidad de la plaza superior, cubierta de albero, sin pavimentación, que dispone de un sistema de drenaje peculiar: el agua se ha de filtrar hacia las columnas huecas de la sala hipóstila, bajo la cual hay una gran cisterna subterránea. Pero, antes de llegar a las columnas, los residuos arrastrados por el agua hacen que esta se acumule y se filtre por el techo de la sala hipóstila.

En aquella restauración se impermeabilizó el subsuelo de la plaza, pero fue insuficiente, porque los episodios de inundaciones y filtraciones se han repetido. Alguna vez, explican Ribas y Hosta, la acumulación de agua de lluvia ha alcanzado el nivel de la larga y ondulada bancada de la plaza. 

En octubre del 2014 se hizo evidente que los grandes medallones de 1,40 metros de diámetro estaban en peligro. En uno de ellos en concreto hubo desprendimiento del mosaico de vidrio. La revisión de urgencia detectó que todo el disco, el medallón entero, corría el riesgo de desprenderse del techo. Se instalaron andamios, se hicieron catas en el techo y se decidió llevar a cabo la restauración. Los trabajos de consolidación y restitución de los revestimientos de los cuatro plafones de cerámica y vidrio fueron adjudicados el mes pasado, por algo más de 200.000 euros, a la empresa Eurocatalana Obres i Serveis.

El trabajo para desmontar las piezas de los soles y volver a pegarlas (o sustituirlas), que requerirá mucha precisión, empezará en los próximos días. También habrá que asegurar los discos al techo, recomponiendo los materiales de este, porque no se quiere una solución más simple, rellenándolo con resina para conseguir una mayor adhesión.

Ribas y Horta, como responsables del mantenimiento patrimonial y artístico del parque, señalan, con todo, que los problemas volverán a presentarse tarde o temprano si no se soluciona el principal: el drenaje de la plaza. En este punto, se está pagando el precio del genio de Gaudí, que no hizo un sistema convencional de desagües: en la gran plaza oval, de 3.000 metros cuadrados, no hay ni una rejilla de sumidero.

El concurso para la reforma del drenaje en la plaza se convocará en febrero, y Barcelona Serveis Municipals (BSM) cuenta con cinco millones de euros para estos trabajos, que serán largos por su complejidad y porque se harán por fases, para evitar tener que cerrar toda la plaza al público. "Habrá que decidir sobre el sistema de drenaje", si se cambia del todo o se mantiene corregido, apunta Ribas. De hecho, ya se ha ido corrigiendo parcialmente con varias actuaciones, la más notable en los años noventa. Entonces se instaló en el subsuelo de la plaza un sistema de conducciones horizontales, para llevar buena parte del agua pluvial hacia unas gárgolas que se añadieron a la base externa de la balconada de la plaza (quedan sobre las escalinatas laterales de la famosa salamandra, o dragón, de la entrada principal).

Otra parte del caudal se lleva a una arqueta que deriva el agua a una de las columnas de la sala hipóstila. En el hueco de esta columna se puso un tubo metálico, por donde cae el agua hacia la gran cisterna subterránea.

Esta cisterna es una gran estancia, con robustas columnas, de 1.200 metros cúbicos de capacidad. Fue concebida por Gaudí para almacenar el agua y aprovecharla para el riego del parque. A más de dos metros de altura hay un rebosadero que, en caso de mucha acumulación de agua, la llevaba hacia la boca de la salamandra-dragón. Actualmente, con las correcciones hechas en el sistema de drenaje, apenas acumula agua y esta se deriva a un depósito interior conectado a la red de riego.

Dos años de acceso regulado 

Pronto, el 25 de octubre, se cumplirán dos años desde que la entrada al recinto monumental del Park Güell está regulada por el pago de entrada y un aforo máximo. En su primer año de pago, la zona monumental recibió 2,3 millones de visitantes (frente a los aproximadamente nueve millones anuales que se registraban antes). Desde octubre del 2014 hasta agosto pasado, el número de visitantes fue de 1.901.733, un 5,5 por ciento más que en el mismo periodo entre el 2013 y el 2014. Estas cifras representan un 75% de la capacidad máxima (400 personas diarias) fijada para el recinto. Destaca en este balance el aumento de visitas de escolares. Antes de las limitaciones, muchas escuelas habían dejado de llevar alumnos al Park Güell por la incomodidad de las aglomeraciones. En el último año han visitado el parque 73.000 escolares (un aumento del 12%).

El cobro de la entrada (8 euros, salvo descuentos) es relativo. Las personas apuntadas en el registro municipal Gaudir Més disponen de entrada gratuita al Park Güell y otros recintos de Barcelona, como el castillo de Montjuïc. Este registro ha pasado en un año de 13.000 inscritos a casi 100.000, según BSM. De ellos, unos 9.800 visitaron gratuitamente el parque. Como se requiere una semana de trámites, los turistas no recurren al Gaudir Més.

El gobierno de Ada Colau consideró la posibilidad de eliminar el cobro a los barceloneses para entrar en el Park Güell sin necesidad del registro previo, pero por el momento se ha valorado que el sistema actual ya permite el acceso gratuito y el buen mantenimiento del parque y su patrimonio artístico.


miércoles, 16 de septiembre de 2015

“Gaudí es inabarcable y cuando se le utiliza se le manipula”

El narrador, poeta y ensayista publica 'Mi Gaudí espectral' en el que reflexiona sobre Barcelona y sus creadores tras aparecérsele el fantasma del arquitecto

Argullol en la terraza de La Pedrera. / CONSUELO BAUTISTA
El narrador, poeta y ensayista Rafael Argullol (Barcelona, 1949), autor de una treintena de libros, ha centrado su última obra, Mi Gaudí espectral (Acantilado), en el genial arquitecto, creando un relato personal en el que narra los encuentros, desde que el autor era un niño, con el fantasma de Antoni Gaudí, el autor, entre otros, de La Pedrera y la Sagrada Familia; un pretexto para hablar de Barcelona, la relación de la ciudad con sus creadores y reflexionar sobre la condición humana. Las apariciones de Gaudí se producen durante las visitas de Argullol a las obras del arquitecto. Por si acaso, la entrevista se realiza en la azotea de La Pedrera, la última obra civil del arquitecto.
Pregunta. ¿Realmente se le ha aparecido Gaudí?
Respuesta. Durante años me ha perseguido el personaje y me ha chocado la pluralidad de destinos que ha tenido; sus éxitos extranjeros y sus miserias locales. Esto hace que sea un espectro, una presencia que me persigue.
P. ¿Se puede aparecer ahora?
R. Quizá, quizá
P. ¿Cómo definiría su libro?
R. En un relato en parte autobiográfico y, en parte, pura ficción, que utilizo para meditar sobre cuestiones como la relación entre el creador y la comunidad y lo espiritual en esa época y lo espiritual que vendrá.
P. ¿Conocía su vida y su obra?
R. Mientras me documentaba comprobé que hay una desproporción entre la importancia del personaje y la escasez y mediocridad de la bibliografía, además de ver que hay bandos dogmáticamente definidos. Está el Gaudí tradicionalista católico, el nacionalista y la bestia negra de las vanguardias. Es un Gaudí estereotipado.
P. ¿Cómo definiría su obra?
R. Es el intento de conseguir una luz única a través de la piedra. Por lo que he deducido a través de mis encuentros con el espectro, no por los libros, es algo que apasionaba ya al niño Gaudí enfermo en Tarragona. Durante toda su vida siempre hizo hincapié en la luz y está presente en su obra con un aspecto sagrado demoniaco, como en la Cripta Guell.
P. ¿Cuál es su clave?


El arquitecto Antoni Gaudí-
R. Hay muchos factores. Gaudí en el siglo XX no siguió la dirección que marco la arquitectura del siglo XX. Delante de la dictadura de la recta, del utilitarismo del camino más corto, reivindicó la curva, lo innecesario y la belleza, un concepto tabú para las vanguardias, que consideraban el ornamento como delito. Esa es la clave de Gaudí que se ha acabado imponiendo y lo que le ha causado su incomprensión muchas veces. Gaudí hace una transgresión de la transgresión con respeto a los gustos de la época y al propio racionalismo del Ensanche.
P. ¿Y eso lo entienden las miles de personas que lo visitan?
R. El 99% no, pero es lo mismo que ocurre ante una obra de Mozart o Miguel Ángel. Pero la experiencia estética no es comprender, sino sentirse mejor, sentir consuelo y reconciliación. P. ¿Barcelona se ha portado bien con Gaudí?
R. Se le ha querido de forma bipolar como Barcelona quiere a los suyos. Ignorándolo, evitándolo cuando lo veían y cruzando de acera para no tenerle que dar un duro, y al mismo tiempo participando de forma multitudinaria en su entierro. Es propio de barceloneses y catalanes no lanzarse al elogio franco y tranquilo. Históricamente se ha portado mal, pero desde el momento en que estuvo entre la espada y la pared y tuvo reconocimiento internacional cambió. Aunque se le sigue reconociendo con la boca pequeña.
P. Cuál es la diferencia entre él y los arquitectos de su época?
R. La misma que entre Mozart y Salieri. Haría otro símil futbolístico, pero los odio, porque nuestros políticos solo son capaces de hacer símiles futbolísticos. En las personas de gran talento hay siempre un plus de complejidad y de contradicciones y al final de su vida creativa son extraordinariamente libres y logran desatarse de toda atadura, aunque sean miserables socialmente.
P. ¿Gaudí era un santo como le dijo su tía Andrea y mantienen los que quieren llevarlo a los altares?
R. No era un santo. Lo que si tiene es una determinada santidad mucho más profunda, y es su incompatibilidad entre vida y obra. Es un tema que me ha interesado mucho, que obsesionaba a Thomas Man y que lo emparenta a creadores titánicos, como Beethoven, Miguel Ángel o Nietzsche. Todos tienen en común un importante bloqueo para vivir la vida y una especie de desmesura creativa que se convierte en su propia vida. De alguna manera el amor y la pulsión sexual se encarnan en su obra.
P. Su libro está lleno de preguntas sin respuesta.
R. Sí, porque Gaudí no habla. Todo es incierto excepto la que lanzo al final. ¿Hasta qué punto podría ser que en contra de lo que creyeron muchos, Gaudí no pertenecía a una especie de neomedievalismo, sino que era una especie de visionario del futuro, y que la Sagrada Familia no es la última catedral de Europa, sino la catedral del futuro de un dios desconocido que no sabemos cuál y quién es? Esa sería, en cierto modo, la gran visión. Y es que la Sagrada Familia puede verse como una ruina de la propia construcción. Es como una ruina visionaria, aunque no creo que nadie haya hecho este vínculo, podríamos vincularla con Blade Ranner.
P. Usted califica la Sagrada Familia de “monstruo”.
R. En origen estaba descontextualizada y ahora está habitada por una especie de plaga provisional de la humanidad que es el turismo de masas, que se ha extendido como una auténtica plaga y que yo lo veo metafísicamente hablando de capa intermedia entre un telón que ha cerrado un mundo y otro desconocido, que está por abrir; una humanidad intermedia que no tiene pasado ni definido cuál es su futuro. Desde el punto de vista espiritual esta plaga pisotea todos los lugares sagrados de los últimos 2.000 años.
P. ¿Pasará esta plaga?
R. Sí, pero igual dura decenios, porque cuando se instala tarda en marcharse. Yo soy muy italianizante y lo he visto allí antes que aquí. Cuando ya ha devorado todo necesita otras cosas. No podemos creer que aquí durará eternamente. Las epidemias son provisionales, pero devastan. Son signos de algo que están por venir. La peste negra diezmó Europa y Florencia anuncio el Renacimiento.
P. ¿Pero tendrá algo bueno?
R. En el caso de la Sagrada Familia es cruel decirlo, pero la plaga de los turistas ha dado un reconocimiento a un espacio que los autóctonos nunca le habían dado.
P. ¿Hace años que nadie critica públicamente las obras de la Sagrada Familia?
R. Porque Gaudí ha vencido. En estos momentos es el arquitecto más famoso de la historia, más que Brunelleschi, no hay nada más que buscarlo en internet.
P. ¿Gaudí es una marca de Barcelona?
R. Odio la palabra. Es peligrosa y reduccionista. Gaudí no es una marca, su grandeza es completamente autónoma de esa identificación. Sería grande igualmente si estuviera en Cartagena o en otro sitio. Es una suerte para Barcelona que se ha amparado en la obra creativa de Gaudí convirtiéndola frecuentemente en márquetin. Nietzsche es inabarcable y cuando se le quiere utilizar se le manipula como hicieron los nazis, y Gaudí cuando se le quiere utilizar es un Gaudí manipulado.
P. ¿Y qué se puede hacer?
R. Docencia. También con Miró, Picasso o Cervantes. Ha sido siniestro como se ha intentado convertir a Cervantes en una marca a través de sus huesos. Si fuéramos una sociedad mínimamente educada en la complejidad y con espíritu crítico habría un acercamiento más completo.
P. ¿Personalmente piensa que habría que acabar La Sagrada Familia?
R. He ido variando. De joven era partidario de dejarla cómo la dejó Gaudí. Confieso que me causa un gran respecto y una especie de admiración el hecho de que algo por lo que nadie daba un duro haya tenido esta continuidad. Como purista diría lo primero, pero sinceramente me parece admirable independientemente de que estén cometiendo errores terroríficos desde el punto de vista estatuario y las vidrieras. Siempre que se deja en manos del aparato de la iglesia para que monte sus circos es fatal.
P. ¿Valora más o menos a Gaudí tras escribir su libro?
R. Más. Me he dado cuenta de lo gigantesco que es y de sus contradicciones.
 15 SEP 2015 - ......................................................................Entrevista que nos pone a Gaudí y su tiempo en el lugar que se merece, muy ubicada y oportuna.No he leído aun el libro de Rafael Argullol y no se si algún día lo haré como tantos libros que se han gestado a partir de Gaudí y como bien dice el,  desmerecen al artista.Estos días han salido muchos y no he querido hacer mención de ellos en este blog porque no les veo a la altura de Gaudí solo utilizan su nombre porque vende.Espero que este sea diferente si llega a mis manos intentare leerlo pero si se me resiste en la primera pagina haré lo mismo que con otros, se aparca en la estantería, y a esperar que llegue alguno que nos brinde los conocimientos que no tenemos sobre las obras de GaudíLa reflexión sobre el turismo de masas es muy ubicada y significativa espero que de alguna idea o solución.Gracias Angel por esta ventanaLuis Gueilburt