lunes, 12 de octubre de 2009

La protección del túnel de la Sagrada Família cumple con holgura las normas

  1. Las obras de la contención de 41 metros de fondo cruzan Sardenya y llegan a la fachada de la Glòria
  2. Los 16 pilotes perforados de los 120 previstos solo se desvían 20 centímetros de los 82 que permite la UE

Perforación de dos nuevos pilotes en Mallorca-Sardenya, el sábado. Foto: ELISENDA PONS
RAMON COMORERA
BARCELONA

Las obras del túnel del AVE, ahora sí, han llegado literalmente a las puertas de la Sagrada Família en la calle de Mallorca. El pasado viernes, empleados de Sacyr, la constructora que ejecuta la galería de Sagrera a Sants, trabajaron por primera vez en la manzana del templo para sacar la parada de bus de la esquina con Sardenya. Su objetivo fue dejar libre la acera donde continuará en pocos días la perforación de los 120 pilotes de la pantalla subterránea de protección de los cimientos y del subsuelo del templo que se ha iniciado en la plaza que tiene el nombre del monumento. Allí se han hecho ya 16 columnas y se ha comprobado, según el gestor de infraestructuras Adif, que su desvío al llegar a los 41 metros de profundidad máxima es, en el peor de los casos, del 25% sobre lo que permite la normativa europea.
La inclinación de fondo de estos pilotes respecto a la vertical podría ser un problema para los cimientos de la fachada de la Glòria, con los que colisionarían, y para el avance de la tuneladora que pasará a un metro escaso y se los encontraría invadiendo su ruta bajo la calle de Mallorca. Sin embargo, tales desvíos, habituales e inevitables en trabajos geotécnicos, no han superado los 20 centímetros cuando la norma UNE-EN 1536, adoptada por España en el 2000, prevé en el apartado 7.2 una tolerancia máxima de dos centímetros por metro de profundidad. Es decir, que el pilote que más se ha torcido lo ha hecho un 25%, «la mitad de la mitad», dicen los técnicos de Adif, del límite de 82 centímetros.

ESTUDIO DE IMPACTO / Las columnas hechas hasta ahora forman parte, aunque sean definitivas, de la prueba que la empresa independiente de ingeniería Intemac realiza para el último informe sobre el impacto del túnel en el templo acordado entre este y Adif. El estudio está casi listo y la perforación prosigue con el inicio la semana pasada de otros dos pilotes en la misma esquina de Mallorca-Sardenya, lados montaña y Llobregat. Adif no aclaró el viernes si las nuevas columnas también se estudiarán o bien son el inicio definitivo de la hilera de 240 metros de largo que se construirá hasta Lepant.
Los responsables de la Sagrada Família consideran que antes de avanzar se debe cerrar, y aceptar por ambas partes, el estudio de Intemac. E insisten en que las desviaciones pueden ser mucho mayores en los pilotes situados al lado mismo de los cimientos de la fachada de la Glòria por la fuerte presión que ejerce allí el gigantesco edificio. El abogado del patronato, Jordi Abel, ha cuestionado los resultados de unas pruebas hechas a 60 metros.
En todo caso, el templo asume de hecho que por ahora la Audiencia Nacional ha rechazado tres veces su petición de parar cautelarmente los trabajos, aunque mantiene la inusual tutela sobre las obras y sin descartar intervenciones futuras. Una prueba de esta aceptación fueron las negociaciones que mantuvo el viernes a mediodía con responsables de las perforaciones el arquitecto jefe Jordi Bonet frente a la estratégica puerta de acceso del personal que contruye la basílica situada en la calle de Mallorca. Ambas partes hablaron, con comentarios incluidos al otro lado de la calle de un guía turístico francés que reconoció a Bonet, sobre la mejor forma de ocupar la acera dejando espacio para entrar.
La Sagrada Família sostiene que la pantalla puede ser más perjudicial que el túnel por la cercanía al templo y su efecto barrera sobre las corrientes de agua subterráneas. Adif insiste, en cambio, en que será permeable, evitará el impacto de las vibraciones de la tuneladora cuando en la primavera-verano del 2010 excave en la zona y neutralizará posibles movimientos del terreno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada