martes, 16 de febrero de 2010

FELLINI Un mundo (real)



El ´ritorno´ barcelonés de Federico
Lluís Bonet Mojica - 16/02/2010 La Vanguardia

Tal vez algún día monte todas mis películas en una gran bobina, como si se tratara de una pizza gigantesca, y las vea", declaró Federico Fellini en la rueda de prensa que ofreció en Barcelona, ciudad que hasta entonces nunca había pisado. Como reflejo de la vida, el cine es también un arte del azar, así que el espíritu felliniano reaparece entre nosotros cuando va a cumplirse el 25. º aniversario de aquella estancia barcelonesa. Federico Fellini. El circo de las ilusiones,una rica iconografía que puede contemplarse en Caixa-Forum, depara claves de la polifacética personalidad, sueños y obsesiones del autor de cumbres fílmicas como Ocho y medio,La strada o La dolce vita. Hagamos un oportuno flashback.Fellini y su esposa, la actriz Giulietta Masina, aterrizaron en Barcelona el 26 de junio de 1985. La jornada anterior, el cineasta aún estaba filmando en Roma el último plano de Ginger y Fred,jocosa sátira contra su odiada televisión. Por eso no había podido venir unos días antes, dentro de la Setmana de Cinema, tal como había pactado con su director José Luis Guarner (entonces crítico cinematográfico de La Vanguardia)y con el cineasta Jordi Grau, de quien se publicaba el libro Fellini desde Barcelona.El gran Federico lo presentó personalmente y sus intensas 48 horas barcelonesas incluyeron la ruta Gaudí (del templo de la Sagrada Família huyó algo aterrorizado, calificándolo de "marciano"), una inmersión a conciencia en nuestra gastronomía y la obligada visita a El Molino, donde departió con sus artistas, especialmente las vedettes, a quienes invitó a una copa de cava. ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario