martes, 30 de marzo de 2010

UN COLECCIONISTA APASIONADO : PEDRO UHART


ENTREVISTA

Philippe Thiébaut Conservador Jefe del Museo de Orsay en París entrevista a Pedro Uhart, en su libro "GAUDI EL ARQUITECTO VISIONARIO" Ediciones B. Barcelona 2001


UN COLECCIONISTA APASIONADO : PEDRO UHART

Pedro Uhart, considerado uno de los mas importantes coleccionistas privados de obras de Gaudi, nació en 1938 en Concepción (Chile). Estudio derecho al mismo tiempo que practicaba la pintura. En 1962 abandono Chile para instalarse en Europa. En 1971 empezó a pintar sobre telas libres, a las que dio el nombre de "murales flotantes" y que exhibió en calles y jardines públicos. Uno de ellos, bautizado "Once de septiembre de 1973" y presentado en la 8 Bienal de París, denuncia el golpe de Estado en Chile y al asesinato de Salvador Allende. Otros han sido expuestos en Londres y Nueva York.
A partir de 1976 empezó a experimentar con fotocopias en color y con la Polaroid. Desde 1977 expone con regularidad en Europa y en Estados Unidos.



En qué circunstancias descubrió usted la obra de Gaudi ?



Con un amigo venezolano también pintor, habíamos decidido visitar España durante nuestras vacaciones de verano de 1965. Nuestra primera etapa importante fue Barcelona. De inmediato nos sentimos arrebatados frente a la arquitectura de Gaudi por una emoción tan violenta que decidí averiguar mas cosas sobre su obra y me prometí regresar en cuanto me fuera posible.

Los libros me fueron de gran utilidad en mi investigación. Había conseguido, entre otros, la obra de José Ràfols publicada en 1928, en la que por la primera vez vi muebles y objetos de Gaudi. Esas publicaciones antiguas me ayudaron mucho en el momento de reunir mi colección, como también ayudaron a Joan Ainaud de Lasarte (1919-1995), director general de los Museos de arte de Barcelona desde 1948 hasta 1985, que fue el primero en organizar exposiciones sobre el Modernismo catalán y dio entrada en el Museo de Arte Moderno a las primeras piezas de artistas modernistas tales como Gaspar Homar, Joan Busquets, Lluis Mastriera...

En el prefacio del catalogo de la Exposición de artes suntuarias del Modernismo barcelonés inaugurada en el otoño de 1964, declaraba : "Me sentía como un detective a la busca de objetos, basandome en el libro de Cirici Pellicer" (se refiere a El Arte Modernista Catalán, publicado en 1951), que estaba muy bien ilustrado. Con los conservadores nos dimos cuenta de la magnitud insospechada de las desapariciones y destrucciones. Pensemos por ejemplo en la cantidad de mobiliario que fue necesaria para llenar las habitaciones de la Pedrera; solo siguieron en su lugar, después de la transformación radical de la decoración, dos pequeños potes de terracota de Lambert Escaler."
Por otra parte, Gaudi estaba ausente de esa exposición, y hubo que esperar a 1969, con la exposición El Modernismo en España presentada en Madrid, para ver a Gaudi representado, en particular por muebles y piezas de hierro forjado procedentes de la casa Mila, así como por fotografías de sus realizaciones.



Que sentimientos despertaba, en la época en que usted le descubrió, la obra de Gaudi ?



Puede decirse que en aquella época reinaba cierta indiferencia heredada del movimiento del Noucentisme, que reacciono contra el Modernismo. Los partidarios del Noucentisme, como Eugeni d'Ors, no dejaron de censurar la obra de Gaudi, e incluso llegaron a reclamar su demolición. Los efectos de los artículos publicados entonces contaminaron a toda una generación, incluidos también los discípulos que rodeaban a Gaudi en los últimos años de su actividad.

En efecto, no existen declaraciones suyas que testimonien una toma de posición en favor de su maestro, Gaudi estuvo verdaderamente solo, Salvador Dalí fue el primer artista catalán que tomo partido con fuerza en favor de su arte. Dice Dalí que fue Federico García Lorca quien le hizo descubrir la belleza de la Sagrada Familia, y cuenta sus observaciones delante de la fachada del Nacimiento : " Escucho un tumulto de gritos que se hacen mas y mas estridentes al ascender hacia el cielo, hasta que se mezclan con las trompetas de los ángeles en un clamor que yo no podría soportar mas que unos instantes."

En 1956 se crea la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona y la Cátedra Gaudi que organizo los primeros cursos sobre Gaudi, financio publicaciones y monto exposiciones, como la exposición Gaudi de 1967.

Pero a finales de los anos 1970, cuando en el plano internacional se consolidaba el reconocimiento del arquitecto, éste seguía ignorado por los habitantes de la propia Barcelona, que le consideraban como alguien de la familia, por supuesto, pero mitad loco mitad genio. Era difícil entrar en sus casa, envueltas en un velo de misterio, y daban la impresión de estar abandonadas. La suciedad se acumulada en el banco de cerámica del Park Gëll. El único lugar vivo era la Sagrada Familia, donde proseguían las obras.


La mayor parte de los muebles y de los objetos que adquirí estaban descuidados desde hacia mucho tiempo, y tuve de hacerlos restaurar muchos de ellos para evitar su pérdida irreparable : ése fue el caso de las puertas de capilla privada de la casa Batllo, así como de la mayor parte de los objetos y los muebles procedentes de la casa Mila.



En el curso de su búsqueda, encontró a personas que hubiesen conocido a Gaudi ?



Tuve ocasión de conocer a descendientes de clientes de Gaudi, que me proporcionaron mucha información. Por ejemplo, un descendiente de Batllo me contó que en 1936, durante la Guerra Civil, toda la familia Batllo se marcho de Barcelona para refugiarse en Italia. A pesar de la solidez de los postigos que protegían las ventanas, hubo gente que entro en la casa y se llevo parte del mobiliario.

También me dijo que las balaustradas de los balcones, en forma de mascaras, estaban pintadas por la parte interior de color dorado, lo que añadía todavía mas irisaciones a la fachada.

Un miembro de la familia Güell me revelo que un americano había querido comprar el palacio Güell para desmontarlo y transportarlo pieza a pieza a Estados Unidos, pero que doña Mercedes, la hija del conde Güell, había preferido dejar el edificio a la Diputación de Barcelona, con la condición de que se conservara sin ningún cambio. Sin embargo, el mobiliario se repartió entre los herederos.
También me contó, al mostrarme el gran biombo hecho con paneles tapizados de cordobán que se encontraba en el comedor, y los dos grandes sillones de caoba maciza fileteada de oro procedentes del gran salón, que su padre había hecho retirar el cuero de los sillones porque los niños lo estropeaban al saltar encima.

En el momento en que compré ese conjunto, me dio una serie de grabados del palacio Güell que el conde había encargado para que fueran enviados con las demás piezas de Gaudi a la exposición de París en 1910, así como un articulo sobre la restauración del cordobán de los sillones.

Otro ejemplo de estos encuentros : una biznieta de Calvet me estaba enseñando en su casa unas pinturas del escultor Josep Llimona y unos muebles de madera dorada de Joan Busquets, cuando de improviso abrió una puerta y pude contemplar el mobiliario de comedor estilo Luis XV diseñado por Gaudi y Casanelles mencionaba en su libro publicado en 1965.




Desde hace algún tiempo; hay historiadores del arte asignan un papel relevante al joven Jujol en los anos en que colaboro con Gaudi. Que opina usted al respecto ?



Es cierto que varios investigadores han creado y continúan alimentando una polémica relativa a las relaciones entre Gaudi y Jujol.
Cada nueva publicación - articulo, libro, catalogo- relativa a Jujol le atribuye una participación en las obras de Gaudi que a mi me parece exagerada. Resulta evidente que la arquitectura de Jujol no tiene ni la trascendencia ni la envergadura de la de Gaudi. Así, por ejemplo, se atribuyen a Jujol la fachada de cerámica y los balcones de forja de la casa Batllo, reformada por Gaudi entre 1904 y 1906.

Me parece improbable, dado que Jujol recibió su diploma de arquitecto en 1906, y fue solo a finales de ese año cuando Gaudi lo eligió como colaborador. En esa época Gaudi tenia 54 anos, y Jujol 27; es impensable que el estudiante pudiera decidir por si solo la armonía de colores de esa fachada. No olvidemos que desde su primera gran realización, el palacio Güell, anterior e, veinte anos a la casa Batllo, Gaudi había mostrado une utilización arquitectónica del color jamas vista hasta entonces, al imaginar las vidrieras abstractas de la planta noble y el revestimiento de cerámica fragmentada de las chimeneas y bocas de ventilación.
Volvemos a encontrar esas aplicaciones en el Park Güell, en la casa Battlo, en la casa Mila, en la Sagrada Familia y en la cripta de la Colonia Güell.

Por lo demás disponemos del testimonio de un albañil, Ramón Dedeu, que afirma que el revestimiento de la fachada de la casa Battlo estuvo bajo la exclusiva dirección de Gaudi. Respecto de la casa Mila, se ha dicho que correspondía a Jujol la paternidad de los techos. Pero Dedeu también contó que Gaudi utilizaba una tela metálica para imprimir en los techos relieves que flotan como nubes en el cielo, y al recordar el moblaje de la vivienda de los propietarios, decía fascinado : "No sé como explicarlo, pero el maestro dejo su huella en todo el mobiliario y en toda la decoración."

En lo que concierne al mobiliario creado por Jujol, quisiera hacer una observación.
Cuando en 1911 le encargaron la decoración de la tienda Mañach, Jujol diseño un mostrador, algunos muebles para guardar el género y también sillas para los clientes.
Conozco bien el conjunto porque tuve ocasión de examinarlo hace algunos años. Las sillas son de madera y hierro forjado, y sus tres pies están unidos por una anilla soldada que les da cierta estabilidad.
En una foto antigua procedente de los archivos Jujol, aparecen las sillas, pero sin la anilla. Por consiguiente, la anilla en forma de ocho fue añadida por Jujol con posterioridad, cuando la pata delantera, fijada a la madera con un soporte y tornillos, cedió debido al uso. Es un ejemplo concreto de las limitaciones de Jujol en el terreno de la ebanistería. Por lo demás, la silla es bastante incomoda.

Estamos muy lejos de las preocupaciones de Gaudi, que habría pensado desde el principio, como lo muestran sus creaciones en el campo de la ebanistería, en la comodidad y en la solidez de la estructura. Conviene también recordar esta declaración de Enrique Casanelles, primer secretario de la asociación "Amigos de Gaudi", extraída de su libro Nueva visión de Gaudi (1965) : "El colorismo de Jujol bajo el control de Gaudi nunca conoció las debilidades que constatamos en las obras de personales de Jujol."




En su opinión, ha influido Gaudi en la creación artística del siglo XX ?



En diciembre de 1958, la revista Papeles de Son Armadans rindió homenaje a Gaudi; la portada del numero era una litografía de Miro, y numerosas personalidades (Enrique Casanelles, Azorin, Benjamin Palencia, Ramon Gomez de la Serna, Eduardo Westerdahl, Anthony Kerrigan, C.L. Popovici, Fernando Chueca Goitia) aportaron su colaboración.
Uno de los textos, "Poliformismo de Gaudi" escrito por el pintor-arquitecto turines Alberto Sartoris, concluía con esta declaración : "En el mundo entero se ha hablado demasiado de Picasso, y no lo suficiente de Gaudi." No olvidemos que, cuando vivía en Barcelona, el taller de Picasso estaba situado delante del palacio Güell; es mas que probable que viera las vidrieras cubistas y los revestimientos abstractos de cerámica que se encuentran allí.

Miro nunca dejo de admirar la obra de Gaudi. De joven pudo ver las obras de restauración emprendidas en la catedral de Palma de Mallorca; mas tarde estudio mucho la obra de Gaudi, y apreciaba muy en particular el Park Güell. Por lo demás, el famoso banco de trencadis del parque, no puede ser considerado un Miro avant la lettre ?

Los escultores Julio González, natural de Barcelona como Miro, Y Pablo Gargallo utilizaron el hierro forjado de manera parecida a como lo hacia Gaudi en sus arquitecturas.

En cuanto a Niki de Saint-Phalle, considera a Gaudi su maestro. En 1980, ella realizo en la Toscana el "Jardín de los Tarots", compuesto por 22 esculturas monumentales, que constituye un verdadero homenaje al Park Güell.

En 1975 expuse en Nueva York, en Washington Square, un "mural flotante" titulado The History of War", que denunciaba la guerra de Vietnam; entre los artistas que se encontraban allí, conocí a uno en particular con el que hablé largamente de Gaudi. Estaba especialmente interesado en el trencadis. Mas tarde, sus grandes telas realizadas con platos rotos han contribuido a su celebridad, Se llama... Julian Schnabel.

Conversación con Philippe Thiébaut, 2001

Traducción: Francisco Rodríguez de Lecea

http://www.gaudidesigner.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario