jueves, 27 de mayo de 2010

La Casa del Guarda en el Park Güell explora la relación entre Güell y Gaudí




Barcelona, 26 may (EFE).- Con el nombre de "Güell, Gaudí y Barcelona, la expresión de un ideal urbano", el Museo de Historia de la ciudad abre al público la Casa de la Guarda del Park Güell convertida en un museo que se propone explorar la relación entre Güell y Gaudí y explicar porqué el proyecto del parque fracasó.

La nueva instalación, que se inaugurará el próximo 29 de mayo, comprime "la historia dentro de una pieza arquitectónica", ha afirmado en rueda de prensa el director del Museo de Historia de Barcelona (MUHBA), Joan Roca, que ha precisado que "Güell, Gaudí y Barcelona" da un paso adelante en este sentido y "sitúa el modernismo dentro de la historia de Barcelona".

Restaurada y pintada con los colores originales -azul para la planta baja, amarillo, verde y rojo para la segunda y la tercera-, la Casa del Guarda, que Gaudí ideó para que viviera el portero del Park Güell con su familia, es un "ejemplo de arquitectura sencilla difícil de encontrar en Gaudí", según el teniente de alcalde Ramón García-Bragado.

Por esta razón, las comisarias de la exposición, Mireia Freixa y Mar Leniz, han optado por destinar la planta baja, que albergaba la cocina y un salón, a mostrar las casas de Gaudí a través de un panel audiovisual que ofrece un recorrido por viviendas como La Pedrera, la Casa Calvet o "El Capricho" de Comillas.

En la Casa del Guarda, Gaudí hace girar el edificio entorno a una torre central que era espacio de ventilación y salida de humos y "soluciona las dobles habitaciones con una cámara y una alcoba tradicionales".

Es en estas habitaciones donde el visitante encuentra varios paneles audiovisuales que analizan la "simbiosis entre Güell y Gaudí" porque, según Freixa, "detrás de un arquitecto hay un promotor y detrás del parque está la visión de empresario de Güell".

En una de las habitaciones se exhibe, por ejemplo, una copia facsímil del permiso de construcción del parque donde se valora la idoneidad del terreno, "muy a propósito para torres donde vivir cómoda e independientemente los habitantes de Barcelona".

La función pública que más tarde tuvo el parque, que albergó encuentros populares, bailes y fiestas, es el tema de varios de los paneles digitales que exhiben fotografías de la época.

Escondido bajo uno de los espectaculares techos de mosaico ("trencadís") tan característicos de Gaudí, el último piso alberga una buhardilla luminosa donde puede verse un vídeo documental que la Sociedad de Atracción de Forasteros, la agencia turística de Barcelona en 1908, encargó en 1912 y que muestra la Barcelona modernista desde el puerto hasta la Rabassada, pasando por el paseo de Gràcia.

El nuevo museo, en el que se han invertido 113.000 euros, recoge también porqué fracasó el proyecto de Güell de construir un barrio residencial para la burguesía barcelonesa: "Como todas las utopías, ésta fracasó porque Gaudí se olvidó de una cosa importantísima: la realidad", ha afirmado el delegado de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí.

Así, lejos de la creencia extendida de que Güell se habría inspirado en una ciudad-jardín, las investigaciones de Freixa y Leniz demuestran que el promotor "había visto segregaciones para la burguesía en Francia e Inglaterra", según Freixa, y habría querido reproducir un modelo similar en Barcelona.

"Güell hizo un negocio que planteó mal desde el principio", ha afirmado Freixa, "no pensó que era una zona desubicada, que la ciudad burguesa se urbanizaba hacia las colinas", hacia la Bonanova y la avenida del Tibidabo, y que necesitaría urbanizar las calles y habilitar transporte "como hizo el doctor Andreu cuando urbanizó el Tibidabo", ha explicado Freixa.

La apertura al público de la Casa del Guarda se enmarca en la intención del MUHBA de "incorporar una lectura global de la ciudad de Barcelona a través de un conjunto de espacios", según ha afirmado Martí. EFE

1 comentario:

  1. Que la burguesía de Barcelona no quería vivir en esa zona de la ciudad no es cierto, como demuestra el hecho de que justo detrás del parque se encuentra el barrio de Vallcarca; un barrio que, contemporáneamente a la creación del park Güell, se edificó con numerosas y hermosas torres, como por ejemplo la torre de veraneo que el arquitecto Salvador Valeri hizo para la família Comalat (y que todavía hoy podemos admirar). Desgraciadamente la mayoría de estos edificios modernistas desaparecieron en los años 50-60 para construir bloques de pisos que acogerían a parte de la población inmigrante de esa misma época.
    Si el parque Güell fracasó debió ser por otra cosa, y en ese sentido es muy interesante la opinión del historiador Eduardo Rojo, que habla de un posible complot de la burguesía catalana contra Gaudí y Güell.
    Realmente creo que deberían investigarse mejor las causas del fracaso del park Güell.

    ResponderEliminar