lunes, 17 de mayo de 2010

La Sagrada Familia concluirá en 20 años

17.05.10
CRISTIAN REINO | BARCELONA.
El Papa Benedicto XVI consagrará el templo barcelonés el próximo 7 de noviembre, con una misa en la nave central
La iglesia sigue fielmente el plan de Gaudí y tiene asegurada su financiación
El Papa viajará a Barcelona el próximo 7 de noviembre para consagrar la Sagrada Familia. Durante la visita, Benedicto XVI oficiará la misa inaugural de la nave central del templo, que por primera vez podrá verse de forma muy semejante a como lo concibió Antoni Gaudí hace más de un siglo.
Aunque las obras se han demorado más de lo previsto y parece que sean eternas, Joan Rigol, presidente delegado de la junta constructora, cree que la gran iglesia de Gaudí podría estar totalmente acabada en 15 ó 20 años, es decir, 150 años después de la colocación de la primera piedra. «El Papa que inaugurará la Sagrada Familia terminada ya debe de ser obispo», asegura.
Cuando esa fecha llegue, la Sagrada Familia cambiará el 'skyline' de Barcelona, según sus responsables, ya que tendrá 18 torres: 12 dedicadas a los apóstoles, 4 a los evangelistas, una a Jesús y otra a María, mientras que en la actualidad sólo hay 8 torres construidas, 4 en cada fachada. «Ahora, todo está patas arriba. Pero para junio estará todo acabado. Faltará el órgano, que lo pondremos en la segunda quincena de agosto», señala Joan Rigol.
Además de la nave central, que podrá acoger a los 10.000 fieles previstos durante la visita del Papa, el Papa estrenará una zona destinada a los fieles, que imita un bosque frondoso a base de columnas de piedra; el nuevo pavimento (de pórfido y piedra, que formará un gran mosaico con las iniciales de la Sagrada Familia: Jesús, María y José); el baldaquino, así como los trabajos en la sillería del presbiterio, con capacidad para trescientos clérigos, y la puerta de bronce del portal mayor de la fachada de la Gloria, de Josep Maria Subirachs.
«Se sigue escrupulosamente el plan de Gaudí», dice el ex presidente del Parlament de Cataluña. «Hizo una maqueta que se destruyó en 1936, pero quedaron trozos y quedó el desarrollo geométrico que él ideó, además de escritos y fotos de la maqueta», añade.
Una obra viva
Rigol asegura que la «Sagrada Familia es el único templo que puede verse en construcción». «Está vivo, afirma, no tiene parangón. Hay visitantes, que nos dicen que cuando vienen se trasladan al siglo XIV, la época en la que se construyeron las grandes catedrales».
Gaudí lo concibió como un templo expiatorio, en el sentido que se construye sólo con los donativos y los ingresos procedentes de las taquillas. «La financiación está asegurada. Vivimos de las entradas y de las aportaciones privadas. Tenemos suficiente para ir a buen ritmo de construcción con los tres millones de visitantes anuales», remata.
La Sagrada Familia es de planta basilical y tiene cinco naves; la central con una altura de 45 metros y las laterales, de 29. Todas ellas están sustentadas por un sistema de columnas completamente nuevo en la historia de la arquitectura. El interior se presenta como un bosque de columnas, donde la luz se filtrará a través de los ventanales proporcionándole un aspecto bucólico.

4 comentarios:

  1. Finalmente, esta es una gran noticia!
    Creo que por todos los abitantes de la ciudad saber que la iglesia màs importante de todas tiene asegurada su finalizaciòn es una cosa fantastica.
    Como persona que llega desde otro paìs, y soy seguro que tambien los abitantes pueden afirmarlo, puedo decir que no es un efecto muy agradable ver siempre, cada vez que vuelvo en Barcelona, una eterna obra en el skyline, sin la iglesia nunca acabada.
    Es decir es importante, sobretodo en vista de un evento como aquello del Papa, que la junta constructora y todas aquella personas que son jefes de esta obras ahora, cogen esta decisiòn, que tiene que ser segura al 100%, almeno por el interior de la iglesia.

    Por el rinomato exterior, 15-20 anos son todavia muchos, a ver pero que no serà la vez final de verdad.

    DARIO PALUMERI (EPSEB-UPC)

    ResponderEliminar
  2. En una Barcelona donde la polémica sobre la continuación de La Sagrada Familia parece haberse desvanecido por completo,
    lo que realmente me preocupa es como se está encajando la obra nueva con la auténtica.
    Los pináculos más altos del ábside original no parece que vayan a unirse de la mejor manera a la nueva arquitectura. Estos pináculos tienen, por detrás de sus fustes, salientes desiguales de ladrillos que Gaudí dejó a medias, sin unir a ninguna pared, puesto que no la llegó a construir.
    Hoy, los muros del nuevo ábside se levantan por detrás sin que parezca que vaya a haber unión ninguna entre estos pináculos y el edificio.
    Me atrevo a pensar que la función constructiva que Gaudí daba a esos pináculos en su proyecto original, se ha perdido con el proyecto actual.
    ¿Qué harán con esos ladrillos auténticos de Gaudí a medio salir? ¿Los limarán? ¿Los unirán innecesariamente a la nueva arquitectura? ¿Eso no es una agresión a la obra original?

    ResponderEliminar
  3. Me parece un gran logro, síntoma sobre todo de los avances que hemos hecho en todos los campos de la construcción, que la Sagrada Familia pueda estar lista 150 años después de la colocación de la primera piedra. Aunque, a saber cuantos años menos se hubiese tardado si no se financiase únicamente con donativos de privados y ingresos de taquilla.
    Digo que me parece un logro del avance de las ciencias porque comparándolo con una catedral de dimensiones parecidas a la Sagrada Familia como lo podría ser la Catedral de Mallorca gana por goleada. La Catedral de Mallorca, contando los acabados y todo, tardó unos 350 años (1230 – 1578) y si la Sagrada Familia con sus 18 torres pudiese estar finalmente en 150 años con la financiación (sí, suficiente) de la que se dispone sería una gran alegría para todos.

    Xavier Checa (EPSEB-UPC)

    ResponderEliminar
  4. Al leer esta noticia, no puedo evitar acordarme de los 300 años que Gaudí creyó que tardaría en realizarse la Sagrada Familia incluso contando con que se producirían avances tecnológicos importantes. Me parece sorprendente que se pueda finalizar en tan poco tiempo, contando con que la mayoría de las mejores catedrales del mundo tardaron muchísimo mas en acabar aunque contaran con medios mas precarios. Aunque 150 años para una catedral de estas dimensiones no son tantos, no deja de ser un período de tiempo muy extenso en que se pueden deteriorar muchos materiales, piezas, etc. Con esto quiero decir que, como comenta Francisco, podrían haber partes que no encajen o que se tengan que substituir debido a su mal estado expuesto a la intemperie muchos años. Me gustaría saber si todas estas cosas las tienen controladas o si deben hacer una inspección todavía del resto del edificio, porque en el caso en que se encuentren que tengan que cambiar cosas, no acabarían en el termino que proponen.

    Dicho esto, lo normal en una obra de características semejantes, es que se tarde más tiempo debido a imprevistos de todo tipo. no parece que vaya a ser un imprevisto por un tema económico, ya que la recaudación por taquilla esta muy consolidada por lo que parece. Aunque a modo de curiosidad, ¿Gaudí ya previó que su OBRA con el paso del tiempo "viviría" de la recaudación? Porque el dinero por parte del promotor no duraría para siempre, y él lo sabía imagino. Y en caso de no saberlo ¿qué pensaría?

    ResponderEliminar