martes, 8 de febrero de 2011

El hotel Atracttion de New York un proyecto inventado y atribuido a Gaudí


El Mundo La obra, de 360 metros, fue diseñada en 1908

El hotel que Gaudí nunca llegó a construir enManhattan se hace real en una serie de televisión

La torre de 360 metros, a la derecha, en pleno corazón de  Manhattan | ELMUNDO.es
La torre de 360 metros, a la derecha, en pleno corazón de Manhattan | ELMUNDO.es
  • El proyecto del hotel 'Attraction' ha visto la luz en la serie 'Fringe'
  • Debía formar parte del 'skyline' de Nueva York, aunque fue descartado
  • Alto como la Torre Eiffel, también guarda semejanzas con la Sagrada Familia
Lo soñó y llevó a los planos Antoni Gaudí en 1908, pero el proyecto del hotel Attraction, que debía erigirse en el corazón de Manhattan, en Nueva York, ha tenido que ver la luz en una espectacular secuencia en la serie norteamericana 'Fringe', de la cadena Fox.
El proyecto, también conocido como Grand Hotel, optó a formar parte del mítico skyline de rascacielos de Nueva York a principios del siglo pasado, pero finalmente fue descartado en favor de un edificio menos emblemático y más funcional.
En su momento, su altura de 360 metros era equiparable a la de la Torre Eiffel, y su estructura recuerda a la monumental Sagrada Família de Barcelona. Aunque el proyecto de Gaudí fue declinado, lo cierto es que sus planos fueron conservados, como la posibilidad misma de su existencia.
Así ha sido como los creadores de la serie norteamericana 'Fringe', en el primer capítulo de su segunda temporada, lo recuperan para una de sus secuencias más espectaculares: la recreación de una Nueva York que podría haber sido y no fue. No sólo las Torres Gemelas se mantienen en pie, en esta nueva interpretación de Manhattan, sino que el hotel Attraction adquiere por primera vez forma física , en formato televisivo, junto a otros edificios que ya ocupan actualmente la fachada litoral junto al puente de Brooklyn.
El capítulo, titulado en inglés 'Over there', también recrea sobre el cielo de Manhattan un zepelín de dimensiones gigantescas. Además de la secuencia en la que se ve el edificio de Gaudí en su entorno, otro momento de la serie lleva al protagonista, interpretado por el actor Joshua Jackson, a sobrevolar la zona con una guía turística que le señala el edificio de Gaudí y su fecha de edificación.
Antes de esta recreación, ya se había producido otra en tres dimensiones en la realidad virtual de Second Life y en SIMS.
Lo cierto es que a primera vista, el nuevo skyline de Manhattan que ha llevado a la televisión el creador de la serie 'Perdidos', J.J. Abrams, junto a Alex Kurtzman y Roberto Orci, recuerda y mucho a la fachada litoral barcelonesa, con las dos torres (el edificio Mapfre y el Hotel Arts) y la torre Agbar.
..........................................................................................................

El hotel Atracttion de New York un proyecto inventado y atribuido a Gaudí

El mito de Gaudí necesita del fuego que alimente las insaciables carencias de los que buscan demostrar su “genialidad” a costa de cualquier cosa.
Hasta el año 1952 (año del centenario del nacimiento de Gaudí) nadie había hablado ni escrito acerca de un proyecto de hotel rascacielos para la ciudad de Nueva York, a partir de ese año y sobre todo en el 1956 para darle publicidad al artista que había estado desvalorizado o infravalorado algunos “amigos” del artista empezaron a hablar de un grandioso proyecto americano al estilo “Bienvenido Mister Marshall”.

Uno de esos amigos era el hijo del escultor Lorenzo Matamala, Juan Matamala Flotats que no solo hablo del proyecto sino que realizo unos cuantos planos, secciones y fachadas además de detalles y algunos de estos dibujos se le han atribuido con posterioridad a Gaudí en alguna publicación.

Otro fue el arquitecto Ignaci Bruguera Llobet que comento que había recibido el encargo de un edificio para oficinas en Nueva York en 1.919 del que el Centro de Lectura de Reus, guarda esta maravillosa acuarela del Edifici 28 Sketch en escala 1/400 también atribuida a Gaudí en alguna publicación

Según Matamala en 1908 una pareja de empresarios americanos visito a Gaudí en la Sagrada Familia y estuvieron con el durante dos o tres encuentros en los que Gaudí les mostraba su obra para conseguir el encargo de este gran edificio.

Esto no queda documentado por ninguno de los colaboradores directos de Gaudí ni Raffols ni Bergos, ni Puig Boada comentan nada al respecto pero tampoco tenemos ningún dibujo real ni fotografía de ningún detalle de este proyecto. Solo hacen referencia del mismo algunos autores desde que Cèsar Martinell lo introduce en su libro en 1967 publicando copias de los dibujos de Matamala.

En alguna publicación monográfica se comenta que existe una serie de croquis esbozados en una libreta de bolsillo que usaba Gaudí y de la que salvo esta mención yo no he tenido ninguna muestra fidedigna.
Ni un solo dibujo original demostrable, ni una sola carta encontrada, ni una factura, ningún documento de cualquier tipo.
Para mi es insuficiente la amigable intención de algún colaborador para explicar un proyecto arquitectónico o artístico.

Aparte de todo esto es muy difícil pensar que en ese año en que realizaba tantos proyectos Gaudí tuviese tiempo para realizar un enorme rascacielos en EEUU.
Gaudí ese año estaba trabajando en la Pedrera, proyectaba la desviación de la calle de Bellesguard para poder salvar las ruinas del castillo de Martín I , con lo este proyecto urbanístico constructivo y de restauración implica , hacia obras importantes en el Park Güell, proyectaba un monumento a Jaume I en la plaza del Rey, una capilla para la escuela de las Teresianas, tenia la responsabilidad de la colocación de la primera piedra de la iglesia de la Colonia Güell un tema de vital importancia para su obra y por supuesto como si todo esto fuese poco continuaba con ahínco en las obras de la Sagrada Familia.

También estaba trabajando en el proyecto de restauración de la Catedral de Palma de Mallorca lo que le obligaba a viajar asiduamente a la isla y no creo que se viese con ganas de viajar a América pesar del gran interés que siempre demostró por el nuevo continente y sus ideas en conversaciones con sus amigos.

Según los textos Gaudí proyectaba una larga estancia en Manhatan para organizar la obra cuyo periodo de construcción estaba prevista para siete u ocho años, con la vasta experiencia acumulada en otras obras parece ingenuo pensar que esto seria factible y Gaudí siempre fue un hombre que tenia la cabeza clara y los pies en el suelo.

Dejando el lugar de la duda y deseando que algún día apareciera algún documento que me demuestre el error creo que haríamos el ridículo nosotros y nuestras próximas generaciones si para demostrar la importancia de un artista universal como Antoni Gaudí necesitásemos en el siglo XXI hacer hincapié en un proyecto que solo ha sido la acalorada invención de un “amigo” y la fantasía virtual de técnicos informáticos mientras los proyectos reales y fantásticos los dejamos perder en el olvido o en la desidia.

Luis Gueilburt

1 comentario:

  1. Lo que sí es cierto sin lugar a dudas es la dimensión internacional que Gaudí ha adquirido definitivamente. Si antes era Reus la que se dolía de no tener ninguna obra de Gaudí, ahora ya es la mismísima Nueva York la que lo lamenta.

    ResponderEliminar