viernes, 18 de febrero de 2011

La tuneladora del AVE prepara en Pau Claris el 'abordaje' de la Pedrera

El edificio está vigilado por expertos de la Unesco y tiene dos redes de control con 90 dispositivos

El topo mecánico llega a velocidad récord y sin incidencias a 50 metros del monumento de Gaudí

Viernes, 18 de febrero del 2011
RAMON COMORERA
BARCELONA

Sin novedad en el frente y avance a toda máquina. Son dos frases tópicas, pero que describen con precisión como va la excavación del otrora cuestionado túnel del AVE por el corazón de Barcelona, entre la Sagrera y Sants. En su sigilosa y exitosa progresión, ahora bajo la calle de Provença, la tuneladora Barcino cruzó el martes Pau Claris y se detuvo a 50 metros de la Pedrera, monumento civil de Gaudí de frágiles y poco profundos cimientos que es patrimonio de la humanidad e icono modernista de la capital. Durante cinco días, hasta el domingo, un equipo de buzos revisará los dientes del topo mecánico para que la próxima semana pueda iniciar el abordaje del segundo tramo crítico de las obras, tras el de la Sagrada Família, y cruzar en pocos días el paseo de Gràcia.

La Pedrera y las obras finales de la pantalla de protección del AVE, ayer. RICARD CUGAT

En el tramo excavado desde que Barcino salió del pozo de Bruc el pasado día 8 se ha alcanzado el récord de velocidad de 42 metros en un día. La homogeneidad del subsuelo, explican los técnicos de la máquina, ha permitido alcanzar con seguridad esta punta de rapidez.

La pantalla subterránea de pilotes que protegerá la Casa Milà de posibles movimientos del terreno ya está acabada. También ha concluido la instalación de los 90 dispositivos de alta precisión que acribillan la fachada, el entorno del edificio y sus paredes interiores. En conjunto, forman dos redes de control capaces de medir décimas de mílímetro.

Una incluye, entre otras piezas, los prismas usados en todo el recorrido para reflejar los rayos láser que lanzan sin cesar dos estaciones automáticas situadas en tejados próximos. Se detecta así de inmediato, según los directivos del gestor de infraestructuras Adif, responsable de la obra que ejecuta la constructora Sacyr, cualquier alteración de distancias y la consiguiente deformación.

FISURAS BAJO VIGILANCIA / La otra red de auscultación, que se decidió colocar como un sistema adicional de vigilancia de las fisuras ya existentes en el monumento, incluye 15 fisurómetros. Dentro de la azotea de la Pedrera hay, además, cuatro puntos de medida, también con láser, de la geometría de los arcos de piedra y argamasa que forman la estructura del ático. Con este arsenal de sensores y una colaboración de la propiedad (Catalunya Caixa) calificada de «excelente y ejemplar», Adif asegura que controlará cualquier cambio en «la arquitectura de gran esbeltez» que creó Gaudí.

Los mismos expertos de la Unesco que tutelaron en octubre el paso de la máquina por la calle de Mallorca, a cuatro metros de los cimientos de la fachada de la Glòria de la Sagrada Família, pero a 80 de la parte del templo original de Gaudí catalogada, vigilan ahora las obras junto al paseo de Gràcia. Los informes que realizarán en ambos casos se presentarán en la reunión que el comité de monumentos celebrará en verano. A estos técnicos se añaden los del comité internacional creado por el Ministerio de Fomento para supervisar asimismo la seguridad de la obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada