jueves, 18 de julio de 2013

El MNAC incorpora a su colección permanente un paragüero de Rafael Masó


16-07-2013 / 18:01 h EFE

El Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) ha incorporado a su colección permanente una obra del arquitecto Rafael Masó, un paragüero-colgador de 1910 cedido en depósito por la Fundación Rafael Masó.

Según ha informado hoy el museo, el Paragüero-colgador, diseñado en su momento para la Casa Salieti, es uno de los mejores ejemplos del trabajo en hierro forjado de Rafael Masó (1880-1935), uno de los máximos exponentes de la arquitectura y el diseño novecentista en Cataluña.

La obra, que había estado siempre en manos privadas, salió a subasta recientemente y fue adquirida por la Fundación Rafael Masó.

El presidente de la Fundación y alcalde de Girona, Carles Puigdemont, y el presidente del Patronato del MNAC, Miquel Roca, han firmado hoy un convenio de cesión de la obra en depósito por un periodo de diez años.

Ambas instituciones hacen de esta forma posible que la producción de Rafael Masó esté presente en las colecciones del museo, que hasta ahora no contaba con ningún obra del arquitecto gerundense.

El Paragüero-colgador de la Casa Salieti se expone junto a las obras de otros arquitectos contemporáneos y amigos de Rafael Masó como Antoni Gaudí, Josep Puig Cadafalch y Josep Maria Jujol.

La obra es un buen ejemplo de la evolución que Masó hizo desde el modernismo de su juventud hacia las formas más geométricas y austeras del novecentismo.
El impresionante paragüero, de más de dos metros de altura, también es un magnífico ejemplo del trabajo que el arquitecto gerundense hizo por renovar y reivindicar los oficios artísticos con artesanos locales, en este caso con la colaboración del forjador Nonito Cadenas, uno de sus principales colaboradores en la decoración de edificios.

La Casa Salieti es un edificio del siglo XIV del centro de Girona que Masó reformó entre 1910 y 1911 por encargo de Joan Salieti (1835-1928), un empresario de la industria del papel muy influyente en la sociedad gerundense de la época y cliente habitual de Masó.

El paragüero forma parte de una intervención importante en el edificio, centrada alrededor de la escalera principal, con varios elementos de forja, piedra, cerámica y vitrales, para resaltar su lado noble, en una línea que recuerda los interiores neogóticos de la arquitectura Arts & Crafts inglesa, que Masó conocía y admiraba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada