miércoles, 8 de octubre de 2014

Todo Gaudí, a examen

La Universidad de Barcelona acoge el primer congreso mundial sobre el arquitecto para incentivar la investigación sobre su obra

El Pais


Interior de la cripta de la Colonia Güell, objeto principal de estudio del primer congreso Mundial que acoge la Universidad de Barcelona. / Marcel.li Saenz

Visitado, usado, fotografiado y comentado. Antoni Gaudí es uno de los arquitectos más reputados de la actualidad que está en boca de todos, aunque le ha costado gozar de este reconocimiento, después de décadas de menosprecio y desinterés. Gaudí es el único creador que tiene ocho edificios reconocidos como Patrimonio de la Humanidad, todo un récord. También lo es el número creciente de personas que cada vez se acercan más a ver su obra. Tres de sus edificios, La Pedrera, La Casa Batlló y la Sagrada Familia reúnen 4,7 millones de visitas y generan unos ingresos de más de 62 millones de euros al año, según el Informe Estratégico del Sector del Patrimonio de Cataluña, que dio a conocer recientemente el Departamento de Cultura.


Ferrán Adrià y Eugenio de Diego, durante su conferencia celebrada la primera jornada del congreso. / Enric Vernet / GaudiCongress


Además, hasta el viernes la Universidad de Barcelona celebra el primer congreso mundial con la intención de potenciar la investigación sobre el arquitecto y su obra. Organizado por la UB y el The Gaudí Research Institute participan 300 personas y se presentarán 40 ponencias y otras tantas comunicaciones, sobre aspectos tan dispares como las raíces musulmanas de su obra, su huella en edificios del mundo que se han construido en Qatar o Shangai en los últimos años, el diseño de automóviles, la ingeniería, la organización de empresa, la música, el audiovisual o su relación con la gastronomía que ha analizado en una conferencia, como no podía ser de otra forma, el cocinero Ferran Adrià, aunque la mayoría de comunicaciones versan sobre la cripta de la iglesia de la Colonia Güell, el centro industrial que creó Eusebi Güell. “Es el laboratorio donde Gaudí ensayó la Sagrada Familia”, ha explicado Lourdes Cirlot, vicerrectora de Relaciones Institucionales y Cultura de la UB. Este martes se presentará un vídeo en 3D de la reconstrucción de la iglesia inconclusa de la Colonia Güell elaborado por la Universidad de Moscú a partir de los datos recogidos en los últimos 30 años.


Maqueta polifunicular de la iglesia de la Colonia Güell.

La mayoría de expertos que participan vienen del extranjero, como Thomas Ferk y Rainer Graefe de la universidad austriaca de Innsbruck, Jan Molema de la de Delf, en Holanda. O más lejos, como Tokutoshi Torii, arquitecto japonés que vivió 10 años en Barcelona cuando Gaudí era una “figura desconocida e incomprensible”, o Christiane Crasemann, viuda de George Collins, que en los años 50 fueron pioneros en la difusión de Gaudí en el mercado anglosajón y que defendió que Gaudí hunde sus raíces en la España dominada por los árabes que “introdujeron las matemáticas y la geometría", que tras pasar por la arquitectura mudéjar "fue el punto de partida de las bóvedas catalanas”.

Entre los investigadores nacionales se echa en falta algunos de los estudiosos más destacados de los últimos años, incluso algunos vinculados con la Universidad de Barcelona. “Se han invitado a todos”, explicó Pere Jordi Figuerola, conservador del Arzobispado de Barcelona. “El estudio de Gaudí acumula cien años de retraso, desde que Walter Gropius visitó Barcelona y no se atrevió a hablar con Gaudí, pero envió desde Alemania estudiantes para conocer al arquitecto”, matizó Cirlot.
Figuerola ha asegurado que durante el congreso se abordará la necesidad de establecer un corpus de los materiales y las técnicas para “realizar en el futuro restauraciones correctas, porque Gaudí era un genio que utilizaba materiales especiales”. En clara alusión a la polémica reforma de la Cripta Güell que estalló en 2002.


Gaudí fotografiado por Pau Audouard, en 1878.

Llama la atención el alto precio de la inscripción: 200 euros por jornada, y el pase completo, que incluye una cena de gala, 1.950 euros. “Es un congreso científico. Estamos muy mal acostumbrados”, se excusó Figuerola, mientras que Cirlot matizó que su universidad ha pagado beca a 150 personas inscritas.

En la primera jornada Cirlot anunció que la UB ha creado una cátedra (la segunda después de la de la Politécnica de Cataluña) que dota con 30.000 euros (aportados por patrocinadores externos) en los próximos cuatro años y que tendrá su base en la fábrica de la Colonia Guell. La finalidad es fomentar la realización de tesis doctorales sobre Gaudí.

En enero, durante la presentación del congreso se aseguró que el nuevo The Gaudí Research Institute (fue creado a mitad de 2013) dispone de 6.000 documentos, objetos de artista y su equipo y herramientas relacionadas con la construcción de la cripta Güell y más de 400 cajas (20 toneladas) con documentos inéditos. Figuerola aseguró que se está digitalizando todo y que estará disponible para todo el mundo en Internet y, físicamente, cuando abra sus puertas la sede del centro en la fábrica de Colonia Güell, junto a la nueva cátedra. Habrá que esperar hasta entonces, para conocer la trascendencia de todo este material.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada